Redacción BLes – La Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca pidió recientemente a las agencias federales que redirigieran los fondos que usualmente se destinan a la Organización Mundial de la Salud a otras organizaciones que realizan un trabajo similar como la Cruz Roja o la organización evangélica Samaritan’s Purse, dedicada a brindar ayuda a personas con dificultades físicas.

La orden se produjo después de que a comienzos de la semana la administración del presidente Donald Trump diera a conocer que se suspendería la financiación a la OMS por su mala gestión de la pandemia por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

EE.UU. es uno de los mayores contribuyentes a la OMS, ya que proporciona entre $ 400 y $ 500 millones anuales, según anunció el presidente Trump en una conferencia de prensa de la Casa Blanca el 14 de abril. Una gran parte de esas contribuciones fueron voluntarias.

De acuerdo con el New York Post, un funcionario de la administración ha dicho que se estaban llevando a cabo esfuerzos para redirigir cada “pozo de dinero” de la OMS a otras organizaciones, señalando que habían muchas entidades internacionales de ayuda haciendo un trabajo similar.

También señaló que la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca espera enviar notificaciones al Congreso una vez que se haya concretado el plan para reorientar el financiamiento, aunque en algunos casos no hace falta.

Además de los señalamientos de que la OMS está “centrada en China” y que “necesita reformas” significativas, varios de los funcionarios de la administración Trump han cuestionado la manera como el órgano de salud internacional utiliza los fondos para financiar viajes así como políticas progresistas como el cambio climático o el aborto.

Según informó The Associated Press, el presupuesto que la OMS destina anualmente en viajes es de aproximadamente 200 millones de dólares, lo cual ha eclipsado a muchos de los programa destinados a la salud. Para el 2016 dicha entidad gastó 71 millones de dólares para tratar el SIDA y la hepatitis, 61 millones de dólares para la malaria y 59 millones de dólares en tuberculosis.  

Por su parte, la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se refirió a la medida de suspender la financiación a la OMS por parte de la administración Trump como “ilegal”, sin dar argumentos de porqué la Casa Blanca no debería hacerlo.

Al respecto, un alto funcionario de la administración Trump justificó la decisión de limitar el financiamiento a la entidad internacional para redirigirlo a otras organizaciones similares diciendo: “Si pagas a un contratista para que te construya una casa y el techo se cae, no sigues pagándole, encuentras un nuevo contratista”, según Daily Caller.

La manera como la OMS ha venido gestionando la crisis por la pandemia que hasta ahora ha acabado con la vida de 156.064 personas en todo el mundo, según Worldmeters.info, además ha suscitado la preocupación de los líderes de distintos países adscritos al G7, quienes han demandado un “proceso de revisión y reforma” dada la “falta de transparencia y mala gestión crónica”.

¿Conoces nuestro nuevo canal de Youtube? ¡Suscríbete!