Redacción BLes– El miércoles la administración Trump anunció una acción concreta que apunta a proteger a las entidades que buscan evitar los abortos en el estado de California. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS por sus iniciales en inglés), bloqueará 200 millones de dólares de fondos federales de Medicaid, acusando al estado de imponer leyes estatales, respecto al aborto, que se oponen a las normas federales establecidas.

En un comunicado de prensa publicado el miércoles, el HHS dijo que bloquearía $ 200 millones en fondos federales de Medicaid programados para California “debido a que el estado exige ilegalmente que todos los planes de atención médica sujetos a la regulación del Departamento de Atención Médica Administrada de California (DMHC) cubran el aborto sin exclusión o limitación”.

El comunicado también informa que entre las irregularidades figura el caso de una enfermera del Centro Médico de la Universidad de Vermont que habría sido obligada a colaborar en un aborto electivo, sin respetar su libertad de conciencia. El caso fue derivado al Departamento de Justicia.

“California y el Centro Médico de la Universidad de Vermont han violado las leyes federales de conciencia y se han negado a trabajar con nosotros para tomar medidas correctivas, por lo que ahora estamos tomando medidas para exigirles cuentas”, dijo el secretario del HHS, Alex Azar.

La Oficina de Derechos Civiles, una división del departamento de Salud y Servicios Humanos, inicialmente investigó a California con base en quejas presentadas por una orden católica de hermanas religiosas y una iglesia cristiana sin fines de lucro que se oponían a “pagar un seguro de aborto electivo para ellos y sus colegas”. Decía el comunicado.

“Independientemente de lo que uno piense sobre la legalidad del aborto, nadie debería ser castigado por negarse a pagar o ayudar a quitar una vida humana”, dijo Roger Severino, director de la Oficina de Derechos Civiles, en el comunicado.

Le recomendamos:

 

El vicepresidente Pence brindó un discurso el miércoles por la mañana, en el que destacó el “gran progreso” de la administración Trump respecto al asunto del aborto y elogió los esfuerzos del presidente Trump para “salvar vidas” durante la pandemia del virus PCCh.

Durante su discurso citó una frase del presidente Trump cuando recién asumió la presidencia: “Vale la pena proteger a todas las personas. Toda vida humana, nacida y no nacida, está hecha a la santa imagen del Dios Todopoderoso”. 

El presidente Donald Trump, en su campaña electoral para las elecciones de 2016 se presentó como un candidato pro vida y durante los últimos cuatro años los hechos muestran que realmente actuó en consecuencia.

Por el contrario su oponente demócrata, Joe Biden, siendo vicepresidente de Obama defendieron el aborto y a las grandes corporaciones que hicieron de las prácticas abortistas una industria

Biden ya anunció que, en caso que la justicia no haga su deber y a pesar del evidente fraude electoral asuma la presidencia, Xavier Becerra quedaría a cargo del HHS. Varias organizaciones católicas y conservadoras ya han criticado la elección de Becerra por ser un abierto defensor del aborto, quien de seguro intentará retroceder en todos los avances en favor de la vida logrados por la administración Trump.

Andrés Vacca – BLes.com