En vísperas del Día de la Madre, algunas personas que presuntamente forman parte del grupo activista a favor del aborto denominado “New York City for Abortion Rights” quisieron irrumpir en la Basílica de San Patricio de Nueva York durante la Santa Misa. Gritos, amenazas y exhibicionismo caracterizaron esta manifestación.

Actualmente en Estados Unidos, la mayoría de los jueces de la Suprema Corte es católica practicante. Este factor común en los magistrados ha sido un motivo para que los defensores del aborto critiquen a la Iglesia y tengan represalias contra sus simpatizantes, así como también contra las figuras más representativas del máximo tribunal del país, luego que se filtrara una opinión del Poder Judicial referente al aborto.

En vísperas del Día de la Madre, algunas personas que presuntamente forman parte del grupo activista a favor del aborto denominado «New York City for Abortion Rights» quisieron irrumpir en la Basílica de San Patricio de Nueva York durante la Santa Misa. Gritos, amenazas y exhibicionismo caracterizaron esta manifestación. Mientras esto ocurría en las afueras de la institución, unos feligreses recibían la misa dentro del templo. Asimismo, para evitar una escalada, un grupo de jóvenes custodió la entrada rezando el rosario en latín.

De acuerdo con reportes de Freedom News TV, la manifestación, que también se dio en otras ciudades como Chicago, Atlanta y Houston, se realizó para hacer un contrapeso a un grupo a favor de la vida que habitualmente trata de disuadir a las pacientes que buscan abortos en el cerca de Planned Parenthood.

El contraste fue marcado. Se dejó ver a una parte de la ciudadanía en defensa de sus creencias a través de la educación, así como respeto a la divergencia de pensamiento, contra un grupo insurrecto, cuyas morisquetas, ademanes y gexpresiones eran una invitación clara a la violencia y el enfrentamiento.

La desmotración más clara fue cuando una activista proaborto gritaba «voy a matar a estos malditos bebés» mientras sostenía muñecos de bebés delante de los católicos que rezaban ante las puertas de San Patricio junto a una imagen de la Virgen de Guadalupe. Mientras ellos apelaban a la Santa Madre, otros aclamaban porque madres puedan abortar.

La campaña «Ruth nos envió» y el llamado a manifestar en el Día de las Madres

Estas manifestaciones que se dieron el 7 de mayo fueron solo una parte del llamado que se hizo desde la trinchera proaborto para manifestar la disconformidad ante la opinión que se filtró por parte de la Corte Suprema Estados Unidos y lleva la forma del magistrado Samuel Alito.

Otra de las iniciativas buscan arengar a favor del aborto este domingo, Día de la Madre, es la campaña proaborto «Ruth nos envió» que se denominó de esta forma debido a la juez Ruth Joan Bader Ginsburg, quien fue juez de la Corte Suprema de Justicia esde 1993 hasta 2020 y un ícono feminista. Al morir, el entonces presidente de la nación, Donald Trump, la reemplazó con Amy Coney Barret, la juez más joven en la historia de Estados Unidos, católica, madre de 7 hijos, entre ellos dos adoptados de Haití y el más pequeño con Síndrome de Down.

«Ya sea que sea un ‘católico a favor del aborto’, ex católico, de otra fe o sin ella, reconozca que seis católicos extremistas se propusieron derrocar a Roe», publicó en Twitter el grupo organizador pro-aborto Ruth Sent Us, con un video de activistas que parecen interrumpir un servicio religioso. «Párese dentro o delante de una iglesia católica local el domingo 8 de mayo».

La distribución de opiniones en la Corte Suprema de EE.UU.

El nombramiento de Amy Coney Barret marcó la mayoría provida necesaria para poner fin al aborto legal en Estados Unidos. Fue la última de tres jueces nombrada por Trump. Bret Kavanaugh también es católico. Neil Gorsuch fue criado en un hogar católico pero se convirtió a la iglesia episcopal cuando contrajo matrimonio.

Aunque Trump no es católico, su esposa Melania sí lo es y él terminó su campaña presidencial entonando el Ave María en latín en la Casa Blanca. Asimismo, uno de sus últimos actos como presidente fue reconocer a un mártir católico y su lucha contra la tiranía. Puesto que Thomas Becket enfrentó al rey por intentar entrometerse en los asuntos de la Iglesia.

Cabe destacar que Donald Trump fue el primer presidente que asistió a una marcha provida. Prohibió el uso de fondos federales para experimentar con tejidos fetales y reinstauró el Acuerdo de la Ciudad de México que impide el uso del dinero de los contribuyentes para abortos de México hacia el sur. En cambio Joe Biden lo revocó, también la Enmienda Hyde que restringía el uso de fondos federales para el aborto.

La filtración ilegal de una decisión judicial que hoy polariza a EE.UU.

Las palabras del juez Samuel Alito fueron las que desataron la ira de las personas afines al pensamiento proaborto. El jurista en el documento que se filtró argumentó que los fallos de Roe Versus Wade, que legalizó el aborto en 1973, y Casy versus Planned Parenthood, que lo afirmó, deben ser revocados. Desde ese momento, las críticas han sido continuas contra los jueces.

Esta filtración, de carácter ilegal sigue en investigaciones. Hasta ahora, el principal sospechoso es Amit Jain, secretario de la juez proaborto, Sonia Sotomayor. El sospechoso fue firme detractor del nombramiento del juez Kavanaugh.

Aunque Sonia Sotomayor consta en la lista de los seis jueces católicos, por su crianza en Puerto Rico, al mostrarse favorable al aborto, es sujeta a excomunión. Similar a la posición de Joe Biden que por su educación católica empezó su carrera política con una posición provida. No obstante, acorde la postura del Partido Demócrata se ha radicalizado, también él ha cambiado de postura «progresivamente».

Mamela Fiallo Flor – panampost.com

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.