A pesar de lo que sugieren los medios de comunicación, Marcell Felipe insiste en que las protestas son un rechazo al socialismo y al comunismo.

Un levantamiento en Cuba ha acaparado los titulares internacionales después de que las manifestaciones a favor de la libertad estallaran a última hora del domingo y se hicieran rápidamente virales. Miles de cubanos salieron a la calle para pedir libertad y protestar contra el régimen comunista que controla con mano de hierro la población y la economía del país.

“Miles de cubanos marcharon el domingo en el paseo del Malecón de La Habana y en otros lugares de la isla para protestar por la escasez de alimentos y los altos precios en medio de la crisis del coronavirus, en una de las mayores manifestaciones antigubernamentales que se recuerdan”, informa MarketWatch.

Las escenas, que se muestran a continuación, son impresionantes:

Sin embargo, en Estados Unidos, el debate y la cobertura de la protesta divergieron rápidamente entre las diferentes ideologías y políticas. Muchos medios de comunicación convencionales, funcionarios gubernamentales y redes sociales como Twitter enmarcaron las protestas no como rechazos al socialismo y al autoritarismo, sino como manifestaciones relacionadas con la pandemia de COVID-19 y la falta de disponibilidad de vacunas.

Para separar la narrativa de los hechos, hablé con el activista cubano por la libertad Marcell Felipe, presidente de la Fundación Inspire America. Me explicó que el COVID-19 no es el verdadero objetivo de las protestas, sino una de las muchas frustraciones que tiene el pueblo cubano contra un gobierno autoritario que ya no soportan.

“El régimen ha utilizado la pandemia del COVID para reprimir a todo tipo de disidencia, utilizando todo tipo de excusas y para tratar de limitar la cantidad de actividad pública”, dijo Felipe. Pero la pandemia en sí no es el principal objetivo de los manifestantes.

“Lo que nos llega directamente desde el terreno es una fuente directa, no filtrada por los medios de comunicación”, dijo. “Hemos visto alrededor de una docena de vídeos de protestas que nos envían específicamente”, y “en ninguno de ellos se menciona a COVID-19. Nadie está protestando contra el COVID-19. La gente está pidiendo específicamente la libertad”.

Felipe dijo que los cánticos populares incluyen “abajo la dictadura” y otros llamamientos para el “fin del régimen”.

Explicó que la escasez generalizada de alimentos, medicinas y otros suministros cruciales -incluso el papel higiénico- son también factores que motivan el levantamiento del pueblo cubano. La mala gestión de la economía por parte del régimen socialista ha dejado a millones de personas luchando para sobrevivir, ya que largas esperas y las colas, para cubrir las necesidades básicas, se han convertido en algo habitual. Pero incluso estos agravios forman parte de un clamor mayor por la libertad. La represión a la que se enfrentan los cubanos es la causa de la escasez en primer lugar.

“[El régimen] no es capaz de proporcionar alimentos al pueblo cubano”, explicó Felipe. “No es capaz de proporcionar jabón, papel higiénico o productos de primera necesidad en medio de esta crisis. Hay que poner fin a la pesadilla”.

También le recomendamos: “El régimen comunista perdió la batalla en las redes sociales”: Horas cruciales en Cuba (Video)

Ad will display in 09 seconds

Subrayó que la desesperación económica puede jugar a favor de los manifestantes: “Ha habido protestas en las que el clamor era ‘tenemos hambre, pero no tenemos miedo'”.

“El [régimen] controla los medios de producción”, dijo Felipe. “La otra cara de la moneda de que el gobierno te proporcione todo es que dependes del gobierno para todo. Así que tienen todos los medios de control y no sólo con balas y amenazas, sino con comida. Si protestas, te quitamos la comida. Y parte de lo que estamos viendo es que la incapacidad del gobierno para proporcionar incluso los alimentos más básicos está haciendo que la gente ya no tenga nada que perder”.

Independientemente de lo que sugieren los medios de comunicación, Felipe insiste en que las protestas son un rechazo al socialismo y al comunismo. “El pueblo cubano ha rechazado el socialismo y el régimen socialista desde hace mucho tiempo, tanto en el exilio, aquí en Miami, como directamente en las islas”.

Todo este asunto es otro doloroso recordatorio de que “el socialismo nunca funciona”, como señaló el senador Rand Paul. “Espero que los cubanos recuperen algún día su libertad”.

Brad Polumbo – Fee.org.es