Redacción BLesLa embajadora de Afganistán en Estados Unidos, Adela Raz, manifestó durante una entrevista su tristeza e indignación con la administración Biden por su rol en la abrupta huída de Afganistán, además acusó a la administración de haber negado reunirse con ella luego de que los talibanes tomaron el país. 

Adela Raz dijo durante una entrevista con Axios, que no cree que al presidente Biden le importe el destino de las mujeres afganas que se quedaron en su país para vivir bajo el régimen de los talibanes. 

La entrevista fue realizada en la oficina de la embajadora en Washington, donde todavía enarbola la antigua bandera de Afganistán. 

“Los talibanes eran y siguen siendo una organización terrorista y todavía no han roto los lazos con Al Qaeda”, dijo Raz. “No me hago ilusiones con quién estamos tratando”.

Raz fue presentada por el medio Axios como “una refugiada que representa a un gobierno sin líderes en el exilio”. Actualmente su situación es sumamente confusa, porque si bien ella no reconoce a los talibanes como líderes auténticos y aún se considera como embajadora de su país, la realidad es que quienes toman las decisiones actualmente en Afganistán son los talibanes. 

Por otro lado, el Departamento de Estado y el Pentágono han tomado la decisión de cancelar las reuniones que tenían programadas con ella durante el mes de septiembre, y al momento de la entrevista no había novedades de cómo se resolvería su situación diplomática.

“Al reunirse conmigo formalmente, probablemente legitimarán la posición y eso probablemente molestará a los talibanes”, dijo Raz.

Mientras tanto, los talibanes intentaron comunicarse con Raz y otros embajadores a través de una video llamada por Zoom.

Raz rechazó la llamada y le dijo a Axios que bajo ninguna circunstancia serviría a un gobierno talibán. Aseguró saber lo que es vivir bajo las reglas de los talibanes y se siente “terrible” al pensar que nunca habrá otra mujer que represente a su país en el extranjero.

Durante otra entrevista telefónica con Axios, Raz manifestó su confianza y agradecimiento con el pueblo estadounidense, y manifestó un especial reconocimiento con los militares y civiles que sirvieron durante los últimos 20 años en Afganistán. 

Sin embargo, no escatimó críticas para con el presidente Biden y su administración. A quien culpó por ya no confiar en la democracia de Estados Unidos y agregó que duda de que cualquier afgano vuelva a confiar en las políticas estadounidenses durante mucho tiempo.

La entrevista fue previa a la aparición de altos funcionarios militares estadounidenses frente a los Comités de Servicios Armados del Senado y la Cámara de Representantes la semana pasada.

Durante la exposición en el Congreso del general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, y el jefe del Comando Central, general Kenneth McKenzie, aseguraron haber advertido a Biden sobre la necesidad de mantener tropas en Afganistán a fin de garantizar la estabilidad de la región.

“Recomendé que mantengamos 2.500 soldados en Afganistán”, dijo el general McKenzie a los miembros del panel del Senado en Washington, según reportó Fox News.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.