Redacción BLes – La mayoría de los medios de comunicación ha informado sobre el juicio político contra el presidente Donald Trump desde el ángulo de los demócratas, como si este fuera a ser destituido por haber cometido un flagrante crimen y la democracia de EE. UU. estuviera en peligro por su culpa.

Sin embargo hay una brecha muy grande, un abismo en realidad, entre los hechos y lo que se informa o- mejor dicho- la manera en la que se informa.

En este sentido, el medio conservador OAN realizó un video llamado “5 cosas que los medios de comunicación se niegan a reportar sobre la impugnación”.

Estos serían básicamente los puntos:

Uno: Los demócratas están tratando de comparar al Presidente Trump con los otros tres presidentes en la historia de EE. UU. que han enfrentado juicios de destitución como Andrew Johnson, Richard Nixon y Bill Clinton, pero en realidad este es el primer juicio político donde no existe ningún delito.

Los demócratas no tienen ninguna prueba o evidencia de cualquier crimen o delito que haya cometido el presidente.

Nunca antes un presidente en condiciones de ser reelegido pasó por un juicio de destitución. Andrew Johnson no fue nominado para otro mandato, Bill Clinton ya estaba en su segundo mandato y Richard Nixon dimitió mientras estaba en su segundo mandato. Entonces ¿Lo que temen los demócratas es que realmente Trump sea reelegido?

Dos: Alexander Hamilton escribió sobre el partidismo. A él le preocupaba que el mayor peligro de hacer un mal uso del proceso de destitución sería que este girara en los votos que cada partido podría reunir en la Cámara y en el Senado. Este peligro se ha materializado con el juicio político actual, el primero en la historia de Estados Unidos que se basa exclusivamente en votos partidistas.

Políticos como Nancy Pelosi, Jerry Nadler y Adam Schiff son parciales y anteponen sus propios intereses y los del Partido Demócrata, a los de toda la nación. Ese sí es el verdadero peligro de la democracia. Funcionarios que gobiernan para otros y no para el pueblo.

Tres: La congresista Alexandria Ocasio Cortez (demócrata de Nueva York) admitió que el juicio político se lleva a cabo solo porque los demócratas no quieren que el presidente Trump gane la reelección en 2020, así que tratan de impugnarlo para así dañar su reputación ante los ojos de los votantes.

Cuatro: Este punto se basa en la primera razón de que no hay pruebas de ningún crimen. Las acusaciones de abuso de poder y obstrucción del Congreso giran en torno a que el presidente cometió quid pro quo (una cosa a cambio de la otra). Sin embargo en la transcripción de la llamada telefónica entre el presidente Trump y el presidente ucraniano Zelenskiy se refleja que no hubo presión ni intercambio de favores, incluso los llamados “testigos” negaron el quid pro quo y no tenían conocimiento de primera mano sobre cualquier “delito” del presidente.

Es más, el denunciante anónimo ni siquiera participó ni escuchó esa llamada telefónica entre el presidente Trump y el de Ucrania.

Cinco: Los demócratas establecieron un nuevo y peligroso precedente hacia un presidente elegido democráticamente de “culpable hasta que se demuestre su inocencia” solo por unos “rumores” sobre la llamada anteriormente mencionada.

Ahora los demócratas se niegan a traspasar el juicio político al Senado, dilatando el proceso porque saben que en el Senado fácilmente pueden absolver al presidente Trump, quien tiene derecho a un juicio justo.

“Después de que los demócratas no me dieron el debido proceso en la Cámara, ni abogados, ni testigos, ni nada, ahora quieren decirle al Senado cómo llevar a cabo su juicio. En realidad, no tienen ninguna prueba de nada, ni siquiera aparecerán. Ellos quieren salir ¡Quiero un juicio inmediato!”, escribió el presidente en Twitter este jueves.

Si a un presidente -sea del partido que sea- le va bien en su gestión y hace que proliferen los empleos y que todo el pueblo se beneficie. ¿Acaso no es para celebrar?

Si un presidente lucha por su país y hace acuerdos increíbles con otras naciones para comerciar en forma justa y la economía de todos de enriquece. ¿No es eso bueno?

Sea uno del partido que sea debería apoyar a ese presidente, o al menos aceptarlo.

¿Entonces por qué los demócratas no están contentos? ¿Por qué odian tanto al presidente Trump? ¿Será porque este le devolvió el poder al pueblo y está purgando a todos aquellos que gobernaban desde las sombras?

Este periodo de tiempo quedará en la historia. Solo que seguramente ya no será reportado por los multimedios que responden al establishment de Washington y al Estado profundo, sino por otras voces y otros medios que ahora están siendo censurados o atacados. Será justicia.

[SÚMATE A NUESTRO GRUPO “HISPANOS POR TRUMP” Y DÉJANOS TU OPINIÓN]

Te puede interesar: El momento preciso, el lugar preciso, la gente precisa

videoinfo__video2.bles.com||d7da7b8ab__

Ad will display in 09 seconds