Redacción BLesUnos 30.000 autos participaron en el desfile de vehículos a favor de la reelección del presidente estadounidense Donald Trump que tuvo lugar el fin de semana en Miami, Florida.

El sábado por la mañana, decenas de miles de cubanos, venezolanos y otros latinos conservadores y patriotas participaron en la “Caravana anticomunista por la libertad y la democracia”. 

En el desfile, que se celebró en el Casino de Magic City, los participantes ondearon banderas de apoyo al presidente Trump y mostraron carteles de rechazo al socialismo y al comunismo.

El Departamento de Policía de Miami estimó que 30.000 vehículos se unieron a la caravana en la que también se vieron decenas de banderas de las naciones latinas.

El organizador del desfile, Orlando Gutiérrez-Boronat, dijo a Breitbart que el evento era de un tamaño y una diversidad sin precedentes.

Gutiérrez-Boronat, quien es cofundador del Directorio Democrático Cubano, una organización de derechos humanos sin fines de lucro, se unió a una coalición de grupos cubanos, venezolanos, nicaragüenses, chilenos, uruguayos y otros para crear un “comité patriótico” responsable del evento.

“Esta comunidad está más unida que nunca”, dijo Gutiérrez-Boronat, describiendo la multitud del evento.

“Es intergeneracional porque abarca diferentes tiempos de llegada (olas de migración)… se centra en el anticomunismo y el antisocialismo”, explicó.

El organizador aclamó el evento como representativo de la “unidad orgánica de una comunidad plural unificada contra el comunismo, que no le van a hacer cuentos [que no se dejen engañar]”.

Aunque la caravana era un evento no partidista, muchos participantes aprovecharon la oportunidad para promover la campaña de reelección del Presidente Trump, ondeando banderas a favor de la reelección del mandatario republicano, llevando la ya icónica gorra “Make America Great Again” y bailando el sorprendente éxito de salsa “Trump Song” de Los 3 de la Habana.

De acuerdo a un análisis realizado por Newsbusters, un sitio que monitorea medios de comunicación, la mayoría de los medios hispanos ignoraron en gran medida el evento. 

A 20 días de las elecciones, el presidente Trump y su rival demócrata, Joe Biden, se disputan los 29 votos electorales que pone en juego Florida y que, según expertos, podrían ser determinantes para definir el rumbo de la elección.

En 2016, Trump ganó el estado y los republicanos mantuvieron su performance dos años después, cuando se celebraron las elecciones de mitad de período en las carreras para gobernador y senador imponiéndose Ron DeSantis y Rick Scott, respectivamente.

De acuerdo a una encuesta reciente de InsiderAdvantage, el 46% del electorado del “Estado del Sol” respalda la candidatura del mandatario republicano, en tanto que Biden cosecha el 43%.

 Miguel Díaz – BLes.com