Redacción BLesLuego de que la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos rechazó la demanda por fraude electoral en Pensilvania, argumentando que: “se desestima por ser discutible”, el juez Clarence Thomas, señaló: “Los ciudadanos merecen algo mejor”, el 22 de febrero.

La demanda fue presentada por el entonces presidente, Donald Trump, quien aportó todas las pruebas de que los funcionarios estatales habían cambiado las normas electorales, suprimiendo  las atribuciones de los legisladores y así favoreciendo al oponente.

Al disentimiento del juez Thomas se unieron los jueces Samuel Alito y Neil Gorsuch.

“Uno se pregunta a qué espera el Tribunal”, escribió Thomas, agregando “no resolvimos esta disputa antes de las elecciones y, por lo tanto, no proporcionamos reglas claras. Ahora volvemos a fracasar en proporcionar reglas claras para futuras elecciones”. 

Para Thomas la falta de intervención de la Corte Suprema ante la fraudulenta situación electoral, presentada en la elección presidencial del 2020 resulta incomprensible y dañina.

Por lo que agrega: “La decisión de dejar la ley electoral oculta bajo un manto de dudas es desconcertante. Al no hacer nada, invitamos a una mayor confusión y erosión de la confianza de los votantes”.

También dijo: “Nuestros conciudadanos merecen algo mejor y esperan más de nosotros. Disiento respetuosamente”.

Le recomendamos:

 

Por parte, el juez Alito también argumentó las razones por las que no está de acuerdo con el concepto emitido por la Corte Suprema, sino con el juez Thomas.

“Estoy de acuerdo con el juez Thomas en que debemos conceder la revisión en estos casos. Presentan una cuestión constitucional importante y recurrente: si las cláusulas sobre elecciones o electores de la Constitución de los Estados Unidos, Art. I, §4, cl. 1; Art. II, §1, cl. 2, se violan cuando un tribunal estatal sostiene que una disposición constitucional estatal anula una ley estatal, que rige la forma en que se debe realizar una elección federal”, explicó Alito.

Para muchos de los ciudadanos que esperaban que la Corte Suprema analizara el caso que demandaba reparación de la integridad electoral, vulnerada en los términos expuestos por el juez Thomas, el máximo tribunal falló en el cumplimiento de sus deberes. 

“Los jueces de la Corte Suprema no defendieron su camino hacia la Constitución. Atendieron a esta administración sentándose en los laureles”, consideró la usuaria de Twitter @bushgeorgew.

Por su parte el internauta @BarbYork5 exigió: “El Tribunal Supremo es, o debería ser, la protección de los ciudadanos estadounidenses contra aquellos que desean destruir nuestra Constitución. Todos ellos juraron defender y proteger la Constitución de los Estados Unidos. ¡¡¡Hagan su trabajo!!!”.

 

José Hermosa – BLes.com