Redacción BLes – Los gobernadores republicanos publicaron el miércoles 6 de octubre una propuesta de 10 puntos para poner fin a la crisis fronteriza, en la que piden al gobierno de Biden que se ocupe de la actual afluencia de inmigrantes y cambie las políticas que, según alegan, están alimentando ese elevado número.

“El presidente Joe Biden ha provocado una crisis humanitaria y un caos en nuestra frontera”, dijo el gobernador de Texas, Greg Abbott, en Mission (Texas). Estuvo allí junto a otros ocho gobernadores, informó Fox News. “Todos los estadounidenses vieron lo que sucedió en Del Río, Texas, el mes pasado y sabemos que el caos se repetirá a menos que el presidente Biden tome medidas”.

“El presidente debe actuar, no puede seguir ignorando esta crisis humanitaria y de seguridad nacional”, declaró el gobernador de Nebraska, Pete Ricketts.

Durante todo el año, el gobierno de Biden se enfrentó a una gran afluencia de migrantes a través de la frontera, con más de 200.000 cruces tanto en julio como en agosto. En septiembre se enfrentó a un problema en Del Río, cuando más de 15.000 personas, en su mayoría haitianos, se reunieron bajo el Puente Internacional.

Los republicanos culparon a la administración Biden el aumento al retroceso de la política de la era Trump. En cambio, el gobierno de Biden culpa a factores de raíz como la pobreza, la corrupción y la violencia en Centroamérica y al cierre de las vías legítimas de asilo por parte de la administración Trump.

“Ya no es un secreto”, dijo el gobernador de Arizona, Doug Ducey. “Han creado esta crisis y los estadounidenses lo saben”.

Para acabar con la crisis fronteriza de Biden, los gobernadores publicaron el siguiente plan de 10 puntos:

  1. Continuar con las restricciones de salud pública del Título 42: La Administración Biden debe seguir invocando el Título 42 para rechazar la entrada de personas que llegan al país por el riesgo para la salud pública COVID-19, que fue emitido inicialmente por la administración anterior. El Título 42 actualmente expulsa aproximadamente el 44% de las detenciones. En julio, más del 18% de las familias migrantes y el 20% de los menores no acompañados dieron positivo en la prueba de COVID-19 al ser liberados de la custodia de la Patrulla Fronteriza. Los informes estiman que la Administración Biden puso a unos 40.000 migrantes positivos en COVID-19 en las ciudades estadounidenses.
  2. Restablecer plenamente los protocolos de protección de los migrantes: La Administración Biden debe cumplir con las recientes sentencias de los tribunales federales y restablecer plenamente los Protocolos de Protección al Migrante (MPP) establecidos por la administración anterior, que requieren que los solicitantes de asilo regresen a México para esperar su audiencia judicial fuera de los Estados Unidos, sirviendo como un elemento de disuasión para cruzar. Al asumir el cargo, el presidente Biden emitió una directiva para poner fin a los MPP y, aunque los juicios pueden continuar, la administración Biden debería detener cualquier intento de apelación y restablecer plenamente la política.
  3. Terminar de asegurar la frontera: La Administración Biden debería reabrir los contratos de construcción para seguir construyendo el muro fronterizo e invertir en infraestructura y tecnología, como luces, sensores o caminos de acceso, para completar el sistema de seguridad fronteriza. Al asumir el cargo, el presidente Biden puso fin a la emergencia nacional en la frontera, detuvo todas las construcciones fronterizas y redirigió los fondos destinados a la construcción del muro.
  4. Acabar con la captura y liberación: La Administración Biden debería poner fin a la política de la era Obama de capturar y liberar a los migrantes detenidos en las ciudades estadounidenses a lo largo de la frontera del sur de Texas, dejando a los inmigrantes ilegales en libertad condicional y capaces de viajar a cualquier parte del país. Al asumir el cargo, el presidente Biden emitió una orden ejecutiva que restablece las políticas de captura y liberación que incentivan la inmigración ilegal y dificultan la aplicación de las leyes de deportación.
  5. Eliminar el retraso judicial: El gobierno de Biden debería dedicar más jueces y recursos a nuestros tribunales de inmigración para acabar con el creciente retraso y acelerar las comparecencias judiciales de los inmigrantes ilegales. Los informes indican que los casos atrasados ascienden a más de un millón, la mayor cantidad de la historia.
  6. Reanudar la deportación de todos los delincuentes: La Administración Biden debe hacer cumplir todas las leyes de deportación de los extranjeros ilegales condenados penalmente. Al tomar posesión del cargo, el presidente Biden emitió una orden ejecutiva en la que ordenaba al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU. que diera prioridad únicamente a la deportación de delincuentes con agravantes, miembros de bandas o terroristas, dejando que los demás delincuentes permanecieran en Estados Unidos.
  7. Dedicar recursos federales a la erradicación del tráfico de personas y del narcotráfico: Debido al rápido aumento de la actividad de los cárteles, la Administración Biden debería dedicar recursos adicionales para erradicar el aumento de la trata de personas y el tráfico de drogas, detener a los delincuentes, apoyar a las víctimas y sacar de nuestras calles las drogas peligrosas, como el fentanilo y la metanfetamina.
  8. Volver a firmar todos los acuerdos con nuestros socios del Triángulo Norte y con México: El presidente Biden debería reintroducir el acuerdo de la administración anterior con los países del Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras) y México. Los países acordaron hacer cumplir sus respectivas fronteras, arreglar sus sistemas de asilo y recibir a los migrantes que buscan asilo antes de que viajen al norte, a Estados Unidos. Al tomar posesión del cargo, el presidente Biden emitió una orden ejecutiva que ponía fin a los acuerdos.
  9. Enviar un mensaje claro a los potenciales migrantes: El presidente Biden, la vicepresidente Harris y los funcionarios de la Administración Biden a todos los niveles deben afirmar de forma clara e inequívoca que las fronteras de nuestro país no están abiertas y que los migrantes que buscan una oportunidad económica no deben intentar abusar o hacer un mal uso del proceso de asilo. Antes y después de asumir el cargo, el presidente Biden alentó descaradamente a los inmigrantes ilegales a venir a Estados Unidos.
  10. Desplegar más agentes federales de la ley: Debido a las abrumadoras necesidades en la frontera, la Administración Biden debería desplegar más y proporcionar más recursos a los funcionarios de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos y a los agentes de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos. Debido a la falta de recursos federales, Arizona y Texas han tenido que poner en marcha un Pacto de Asistencia para la Gestión de Emergencias para solicitar recursos policiales directamente a los estados, recibiendo ofertas de ocho estados, para arrestar y detener a los intrusos ilegales.

En la conferencia de prensa participaron el gobernador de Texas, Greg Abbott, el gobernador de Arizona, Doug Ducey, el gobernador de Georgia, Brian Kemp, el gobernador de Idaho, Brad Little, la gobernadora de Iowa, Kim Reynolds, el gobernador de Montana, Greg Gianforte, el gobernador de Nebraska, Pete Ricketts, el gobernador de Ohio, Mike DeWine, el gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, y el gobernador de Wyoming, Mark Gordon, según Daily Wire.

Oliver Cook – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.