¿Puedes cambiar tu propio destino?