Los orígenes de la mala suerte, según la sabiduría milenaria