Inspirados en la bondad, los ladrones dejan de robar