Espejismos: ¿ilusión óptica o algo más?