El hombre que logró conmover el corazón de los invasores