El funcionario que abrió los graneros para salvar a su pueblo de la hambruna