Cuando la virtud del gobernante no está a la altura