A inicios de esta semana, un padre de Arica manifestó su enojo a través de Facebook luego que su hija con parálisis cerebral fuera mal evaluada en un dictado de su colegio.

En la publicación, se ve una fotografía de la evaluación en la que el docente calificó con un “2,0” a la menor luego que ésta realizara algunas líneas y círculos, en vez de las vocales dictadas.

Según expresó Francisco Vallejo, papá de Catalina, esto causó tristeza tanto en la niña como su familia, motivo por el que decidió evidenciar la situación en redes: “Me duele en el alma”.

“(Ella) ha luchado por mejorar y lograr tener una intención comunicativa, pero hay profesores que se esmeran por no valorar nada”, dijo Vallejo quien detalló que su hija tiene problemas de motricidad debido a una parálisis cerebral.

“Estas simples rayas de Catalina representan un gran avance en su aprendizaje y solo se ‘evalúa’ con una cara triste y una nota ‘2’, ¿Eso vale el esfuerzo de mí hija? Lo peor es que la Carita sabe lo que significa esa evaluación”, expresó. “La educación en este país está lejos de lo que verdaderamente necesitamos”, agregó.

En esta misma línea, la educadora diferencial Viviana Vallejos aseguró a BioBioChile que estas situaciones suceden regularmente. “Ocurren más frecuentemente de lo que pensamos. No hay un sistema educacional que esté acorde a las necesidades de los estudiantes, menos para alumnos con parálisis cerebral”, dijo.

De la misma forma, la especialista en discapacidad intelectual y trastornos del lenguaje y la comunicación señaló que “los profesores no reciben la preparación adecuada para ayudar a este tipo de alumnos” y aseguró que no suelen seguir las indicaciones de los educadores diferenciales.

Francisco y su hija | Facebook
Francisco y su hija | Facebook

“Lo que para un profesor es un par de rayas, para nosotros es un avance motriz enorme considerando que es una niña con parálisis cerebral”, dijo respecto al caso de Catalina y sugirió que el docente pudo emplear distintos métodos para evaluarla en un dictado.

“El parálisis cerebral compromete el nivel de motricidad fina y gruesa. La facilidad para hacer un dictado escrito no es un adecuación correspondiente a sus necesidades. Tiene que haber un ajuste curricular: usar materiales que faciliten el deslizamiento de la mano, como usar un plumón en una pizarra, pintura en una hoja amplia o una pantalla touch”, ejemplificó. “Puedes pasar el mismo contenido y adaptarlo”, dijo.

“Necesito ayuda”

En tanto, Vallejo destacó que evaluar a una niña de estas condiciones con un “2,0” y un dibujo de una cara triste (acompañada del texto “necesito ayuda”) puede resultar dañino para su aprendizaje académico y personal. “Esto hace que se pierda el interés del estudiante por ir a un establecimiento y el de los papás por luchar por un proceso de inclusión que no se está dando”, añadió.

“Se supone que nosotros estamos preparados para enfrentar situaciones complejas de los estudiantes y no etiquetar con castigos o refuerzos negativos”, dijo. “Ella hace un enorme esfuerzo desde su condición e intenta responder a una situación escolar exigente a una ‘normalidad’ específica”, agregó la especialista.

Los niños van a la escuela
Los niños van a la escuela

Y recalcó: “No podemos permitir que hayan notas así por un esfuerzo que nosotros calificaríamos con un nivel de logro más positivo. Esto no significa que desvaloricemos o facilitemos el estudio de las personas con discapacidad, simplemente se evalúan desde sus capacidades y condiciones”.

La experta, que además es académica de la carrera de Educación Diferencial en la Universidad de Concepción, estimó que son muy pocos los establecimientos educacionales que cuentan con un equipo para ayudar a estos niños. “Me parece muy contradictorio respecto a las políticas públicas que tiene cada establecimiento y el sistema escolar frente a lo que está pasando en la inclusión”, dijo.

“Es una lucha que estamos teniendo hace muchos años”, expresó. En tanto, Vallejos recomendó al padre de la menor asistir al establecimiento y exigir que se les muestre el nivel de adecuación para las clases de su hija. De la misma forma, es importante solicitar una reunión con su educadora diferencial.

Finalmente, la publicación de Francisco Vallejo ha logrado una gran visibilidad en redes sociales, siendo compartida más de 2 mil 500 veces por personas que persiguen un mundo más inclusivo, tal como él.

Niño reprobado
Niño reprobado

A través de Bío Bío Chile

Ir a la portada de BLes

Categorías: Últimas noticias

Video Destacados