Transportar dinero en efectivo no es un delito. Pero si la cantidad supera los 10.000 euros (11.217 dólares), debe ser declarada en la aduana al entrar o salir del territorio de la Unión Europea. En Alemania, la multa por no cumplir esta norma suele equivaler a una cuarta parte de la suma descubierta, pero puede llegar a elevarse hasta un millón de euros (1.121.705 dólares).

Estas disposiciones, que entraron en vigor en 20107, apuntan a combatir el financiamiento de actividades terroristas, el lavado de dinero, o la evasión tributaria. Las personas que viajan portando grandes montos en efectivo, sin declararlo, se vuelven sospechosas. Y si lo hacen por vía aérea, utilizando el aeropuerto de Düsseldorf, pueden toparse con “Luke”, un pastor alemán de tres años de edad, que entró en acción hace seis meses en ese concurrido terminal aéreo.

Luke
Luke

El olor del dinero

Los perros cuentan con aproximadamente 220 millones de células olfativas, mientras el ser humano dispone de apenas unos 5 millones. Eso convierte a los canes en magníficos cazadores y también en excelentes detectives, con el correspondiente entrenamiento. La policía cuenta con especialistas caninos en detectar drogas, explosivos, cadáveres o rastros de personas. Y también con sabuesos expertos en dinero.

Lo que “Luke” ha aprendido a distinguir es el olor a la combinación entre la tinta y el papel de los billetes. Y está especializado en detectar euros, dólares, libras y liras. “Cada moneda tiene un olor diferente”, explica Sabine Mohren, la funcionaria a cargo del sabueso.

Aumenta el tráfico de efectivo
Lo que vuelve tan especial a “Luke” es que ha sido adiestrado para poder controlar a los pasajeros, pasando prácticamente inadvertido. Fue seleccionado porque no es un perro agresivo. De ningún modo le está permitido morder o abalanzarse sobre una persona. Además, está condicionado para dar aviso solo cuando detecta una gran cantidad de dinero. Una salchicha o un sándwich de jamón, en cambio, lo dejan indiferente.

Así, los sabuesos como “Luke” colaboran para poner coto al tráfico de dinero en efectivo, que según las autoridades va en aumento. En el aeropuerto de Fráncfort se cursaron en 2017 cerca de 3.000 multas por este motivo, casi 400 más que el año precedente.

Fuente: DW

Ir a la portada de BLes

Categorías: Últimas noticias

Video Destacados