Julian Assange fue desalojado de la embajada ecuatoriana de Londres y arrestado por la policía británica este jueves, después de que el país suramericano pusiera fin a los siete años de asilo, decisión que algunos han tildado de ilegal.

Sin embargo, el auténtico debate se ha abierto en torno al gato del activista, James, por el cual muchos han preguntado al conocer la noticia del arresto.

El felino, que ha sido compañero de Assange durante los últimos años, ha despertado en muchos la preocupación por saber si había sido puesto a salvo y, tal y como ha informado la agencia Reuters.

“Por lo menos el gato se salvó. Sí fue entregado, no sé si a un amigo pero salió ya de la embajada, posiblemente semanas antes de que terminara el asilo”, confirmó el abogado del fundador de Wikileaks, Carlos Poveda.

Entre las normas que Ecuador impuso el año pasado al asilo de Assange se detallaba que el activista debía encargarse de la alimentación, aseo y cuidado de su mascota, asegurándose de su bienestar.

Cientos de usuarios han preguntado en Twitter por el estado del adorable felino y no han parado hasta que alguien confirmase que se encuentra en buen estado.

Un giro dramático

El arresto de Assange pone fin a siete años de asilo y supone un giro dramático en la acelerada vida del activista. Sus seguidores consideran que lo ocurrido es ilegal y tienen miedo de que termine siendo juzgado por la justicia de Estados Unidos.

Para muchos de ellos, el activista es un héroe que se atrevió a exponer lo que los defensores consideran un abuso de poder por parte de los estados modernos y por defender la libertad de expresión.

Contrariamente, otros lo consideran un desobediente peligroso que ha burlado la seguridad de Estados Unidos.

A través de 20 Minutos.

Ir a la portada de BLes

Categorías: Últimas noticias

Video Destacados