Según los expertos, los taxis voladores serán una realidad en un futuro cercano, y son varias las empresas que invierten cientos de millones de dolares para reducir lo miles de millones de horas que se pasan las personas transportándose de un lugar a otro, alrededor del mundo. 

En el Farnborough International Airshow de 2018, en Reino Unido, se presentaron las ingeniosas ideas que la industria ha puesto en marcha. 

Por su lado, la legendaria firma Rolls Royce que desarrolla actualmente tanto hardware como software de su modelo de taxi eléctrico, propone su propia solución.

“La electrificación es una tendencia emocionante e ineludible en los mercados de tecnología industrial y, aunque el cambio a una propulsión más eléctrica será gradual para nosotros, en última instancia será una revolución”, comentó Rob Watson, jefe del equipo eléctrico de la compañía.

Sus taxis usarían los actuales aeropuertos y helipuertos tanto para despegar como para aterrizar

Vertical Aerospace, con sede en Bristol, desarrolla su modelo de taxi aéreo con la particularidad de que despega verticalmente, siendo el primero de su género en el Reino Unido.

Su avión de demostración de tecnología no tripulada pesa 750 kg y voló a través del aeropuerto de Cotswold en Kemble, Gloucestershire, en junio de 2018, como parte del programa de pruebas de vuelo de la compañía.

En cuanto a Kitty Hawk, se ha concentrado en una aeronave autónoma que no contamine, puede transportar hasta dos pasajeros, tiene un alcance reportado de 90 kilometros por hora y una velocidad máxima de 150 kilómetros por hora.

Por su parte Uber también se orienta hacia la fabricación de vehículos eléctricos que usen el aire como medio de desplazamiento.

Transportaría a cuatro personas con su máquina de dos a cuatro motores, para alcanzar los 320 kilómetros por hora, también partiendo y llegando verticalmente.

Los diseños futurísticos no tienen límites en cuanto a modelos, estos pueden ser impulsados por 18 rotores como el Volocopter de fabricación alemana. 

 

Asimismo, Lilium, una empresa recién llegada al club de los fabricantes de taxis aéreos, se propone ofrecer al mercado uno que alcance velocidades de hasta 300 kilómetros por hora, y sin recargar.

Su vehículo propuesto tendría dos asientos y ya lo probó a escala real en el 2017.

Combina las técnicas utilizadas por los helicópteros y las naves de alas fijas, y sus conductores tan solo requieren de 20 horas de entrenamiento para obtener la respectiva licencia de conducción.  

Tanto el despegue como el aterrizaje se dejan a cargo del computador inteligente con el que ha sido construido, requiriendo un área de tan solo de 15 por 15 metros para estas maniobras.

Aparentemente las regulaciones también se encuentran en marcha, a fin de que estén a punto para cuando la tecnología entregue sus complejas naves, convertidas en soluciones de transporte aéreo al modo de los taxis.

José Ignacio Hermosa – BLes

¿Qué tan cerca están los taxis voladores? 
5 (100%) 1 voto
Categorías: Tecnología

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds