WASHINGTON (AP) — Estados Unidos acusó a una compañía controlada por el régimen chino de robar secretos comerciales a una compañía estadounidense de semiconductores, anunció el Departamento de Justicia el jueves mientras daba a conocer detalles de una iniciativa enfocada en lo que los funcionarios catalogaron como una creciente amenaza de espionaje económico chino.

El caso, que involucra secretos comerciales valuados en hasta 8.750 millones de dólares y presuntamente robados a Micron Technology Inc., con sede en Idaho, es la más reciente en una serie de procesos judiciales que se centran en el espionaje corporativo chino. El martes, por ejemplo, fiscales federales de California presentaron cargos contra funcionarios de inteligencia chinos y hackers que trabajan para estos por tratar de robar información sobre motores de aviones comerciales.

Otros casos han incluido el robo de tecnología de aerogeneradores y códigos fuente de software.

“China _como toda nación avanzada_ debe decidir si desea ser un aliado confiable en el escenario mundial o si desea ser conocido en todo el mundo como un régimen deshonesto que dirige una economía corrupta que se basa en el fraude, el robo y en tácticas intimidatorias”, declaró el secretario de Justicia Jeff Sessions en una conferencia de prensa en la que se anunció el caso penal y una nueva iniciativa sobre china.

Los cargos mencionan dos compañías, una en China y otra en Taiwán, y a tres acusados taiwaneses. Un vocero del Departamento de Justicia indicó que a los acusados les fueron entregados citatorios en Taiwán y que ninguno de ellos se encuentra bajo custodia de Estados Unidos.

De momento la Embajada de China no ha respondido una petición de declaraciones al respecto enviada el jueves.

Una de las personas acusadas había sido gerente general y presidente de una compañía que Micron adquirió en 2013 y dos años después se fue a trabajar a una compañía de semiconductores en Taiwán, United Microelectronics Corporation, UMC, donde de acuerdo con los fiscales orquestó el robo.

Ese hombre, a quien los fiscales identificaron como Chen Zhengkun, reclutó a los dos coacusados para que se integraran a UMC. Uno de ellos, de acuerdo con la fiscalía, descargó más de 900 archivos confidenciales propiedad de Micron antes de dejar la compañía y los guardó en una nube de almacenamiento personal y en un disco duro externo a fin de poder tener acceso a ellos en su nuevo trabajo en UMC.

La compañía se asoció con Fujian Jinhua Integrated Circuit Co., controlada por el gobierno chino, para producir en masa unidades de almacenamiento de datos.

Esa tecnología, conocida como DRAM, es algo que el china había identificado como prioridad debido a que sus compañías no podían desarrollar una tecnología tan avanzada y tenían que recurrir a empresas fuera del país, dijo el Departamento de Justicia.

EE. UU. acusa a compañía estatal china de robar secretos comerciales
5 (100%) 1 voto
Categorías: Tecnología

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds