Las dermatólogas Alejandra Abeldaño y Nora Poggio, del Hospital Argerich, de Buenos Aires dan pautas que permiten aprovechar los efectos terapéuticos del sol sin que causen daños en la piel.

La inflamación de la piel se puede disminuir gracias a las propiedades benéficas de los rayos ultravioleta, UV, que emanan del Sol, y nueve de cada 10 personas con lesiones en la piel causadas por la psoriasis, experimentan mejorías durante la temporada  del verano.

“La luz ultravioleta (UV) del sol es beneficiosa para las lesiones psoriásicas de la piel, ya que la radiación UV actúa sobre las células de la epidermis y produce un efecto inmunomodulador que disminuye la inflamación y la proliferación de los queratinocitos (que producen grosor y descamación) de las placas de psoriasis”, dijo Alejandra Abeldaño al respecto.

El sol del verano: un buen aliado para combatir la psoriasis
La aplicación de bloqueadores solares sigue siendo importante.

También dijo que es el mismo principio terapéutico que se utiliza en las lámparas especiales que emiten radiación UV, y con las cuales se efectúan tratamientos para la psoriasis, el vitíligo, las dermatitis atópicas, linfomas y esclerodermia, según el medio La Gaceta.

La psoriasis es una afección de la piel que se presenta con costras en el cuero cabelludo, torso, rodillas, codos, palmas y plantas de los pies, independientemente del género o la edad.

“Si bien algunos pacientes, por indicación especial del dermatólogo, podrán exponer las lesiones sin protector para una mejor absorción de los rayos UV, una exposición solar inadecuada puede producir el efecto contrario al deseado y empeorarlas” explicó también la especialista.

Adicionalmente recomendó aplicar protector solar con factor 30 o superior, que debería ser renovado cada dos horas o después de salir del agua, limitar las exposiciones al sol para que no pasen de una hora; igualmente humectar adecuadamente la piel y evitar el horario entre las 11 y las 16 horas, al tomar el sol.

Igualmente, Nora Poggio, especialista en psoriasis y jefa de la Sección de Fotomedicina de la Unidad de Dermatología del Argerich, destacó que para quienes padecen una psoriasis de moderada a severa serán más notorios los beneficios de la radiación UV en sus afecciones de la piel.

“La luz ultravioleta proveniente del sol (helioterapia) o de la fototerapia funciona de manera complementaria y es compatible con otros tratamientos enfocados en procesos inflamatorios y en la producción de células T (linfocitos)”, expresó la dermatóloga.

Se calcula que del 2 al 3 por ciento de la población argentina padece de psoriasis.

Este artículo fue redactado a modo informativo y no pretende reemplazar en absoluto la opinión de un especialista. Ante cualquier inquietud consulte a su médico.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Temas: Categorías: Salud

Video Destacados