Rhoda Rodriguez-Diaz, una joven residente de Leicester, Inglaterra, padece de hipersomnia, una rara enfermedad neurológica que la obliga a dormir 22 horas al día y a pesar de ello seguir sintiendo cansancio.

Como estudiante de psicología la paciente ve frustrado su avance académico a causa de los episodios de sueño que le hacen perder exámenes y asignaturas.

Duerme 22 horas al día debido a una rara enfermedad
Rhoda Rodriguez-Diaz, fue diagnosticada con el síndrome de Kleine-Levin.

“Es realmente molesto cuando la gente me llama perezosa. Lucho para lidiar con los efectos de esto”, aseguró la joven de 21 años, según el Daily Mail del 24 de marzo.

En septiembre le fue diagnosticado el síndrome de Kleine-Levin, que la puede someter hasta a tres semanas de episodios de sueño, en medio de los cuales apenas si alcanza a alimentarse e ir al baño.

Duerme 22 horas al día debido a una rara enfermedad
Estudiante universitaria que tiene un “Síndrome de la Bella Durmiente”, que se presenta una vez entre 1 millón, duerme hasta TRES SEMANAS a la vez.

Sin embargo, puede pasar períodos de varios meses en los que no le acomete la enfermedad, pero cuando retorna pierde semanas enteras de su vida, según comenta ella misma.

Rhoda aprendió a controlar los síntomas en alguna medida, para que no interfieran con su vida.

“Soy más consciente de eso ahora. Sé cuándo voy a tener un episodio (…) Esto es solo una dificultad que estoy esperando a que se desvanezca. Quiero que me tomen en serio en la vida y esto no ayuda “, dijo la afectada por esta enfermedad neurológica, de la que algunos se recuperan.

Los síntomas comunes incluyen somnolencia extrema. Puede haber un fuerte deseo de ir a la cama y problemas para levantarse por la mañana. También pueden desencadenar síntomas como alucinaciones, desorientación, irritabilidad, comportamiento infantil, aumento del apetito, y deseo sexual.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Temas: Categorías: Salud

Video Destacados