Redacción BLes – En los últimos cinco años, una rara y grave enfermedad parecida a la polio, llamada mielitis fláccida aguda (AFM, por sus siglas en inglés) o parálisis flácida aguda (AFP, por sus siglas en inglés), ha estado surgiendo en grupos ” inusuales ” en los EE. UU., principalmente en niños.

También se han reportado casos en Europa, India y otros países, según el Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés). 

El aumento actual en los casos de AFM en los Estados Unidos parece haber comenzado alrededor de agosto de 2014, con 362 casos confirmados por el CDC desde entonces.

Dieciséis estados han reportado docenas de casos en 2018 en bebés y niños, incluyendo Pennsylvania (3 casos), Minnesota y Washington (6 casos cada uno), Illinois (9 casos) y Colorado (14 casos). Los epidemiólogos creen que el número de casos identificados probablemente subestima el número de casos reales.

¿Qué es la AFM?

La AFM se dirige a un área de la médula espinal (la materia gris) y puede causar una discapacidad permanente y, en ocasiones, la muerte.

El cuadro de síntomas de esta dolencia es prácticamente idéntico al de la polio, pero al no registrar la presencia de los poliovirus conocidos que la causan, la condición es diagnosticada como “AFM” o “AFP”. 

La mielitis flácida aguda (MFA) es una afección rara pero grave. Afecta el sistema nervioso, específicamente el área de la médula espinal llamada materia gris, que hace que los músculos y los reflejos del cuerpo se debiliten.

Según la CDC, esta condición no es nueva. Sin embargo, la gran cantidad de casos de AFM reportados desde 2014, cuando comenzaron los registros, si es un fenómeno nuevo. 

¿Cómo se contrae la enfermedad? 

Los expertos de la CDC no han logrado aislar la causa de esta grave condición que comienza con síntomas parecidos a un resfriado con insuficiencia respiratoria que va dando paso a una gran debilidad en el tono muscular de las extremidades y que acaba en la parálisis. 

Tampoco existe un tratamiento específico. 

Similitudes con la polio

El poliovirus es un enterovirus que habita el tracto gastrointestinal pero que puede viajar al sistema nervioso.

Según la CDC, solo el poliovirus es capaz de causar la condición paralítica etiquetada como “polio” y los enterovirus asociados con la AFM son el D68 (EV-D68) y el enterovirus A71 (EV-A71).

Sin embargo, los primeros investigadores de la polio (que publicaron sus trabajos poco después de la introducción de la primera vacuna contra esta enfermedad) pintaron un cuadro diferente.

Un estudio publicado en el Journal of American Medical Association o JAMA de un brote de polio en 1958 en Michigan, encontró que “en un gran número de pacientes paralíticos y no paralíticos, el poliovirus no fue la causa”.

Los expertos habían identificado dos “tipos inmunológicos del poliovirus” diferentes, además de otros tipos de enterovirus.

Además, otro aspecto desconcertante de EV-D68 (identificado por primera vez en la década de 1960) es que, al igual que el poliovirus de milenios, las cepas genéticamente más antiguas de EV-D68 “nunca habían sido conocidas como causantes de parálisis” antes de 2014.

Estas cepas estaban principalmente asociadas con individuos sanos con síntomas leves de resfriado.

En este sentido, la Dra. Suzanne Humphries, citada por el estudio de JAMA, observó que el poliovirus existió como habitante del intestino “común” y “trivial” durante milenios, sin causar parálisis hasta el siglo XX.

Humphries sugiere que los factores dietéticos y ambientales (incluida la exposición a toxinas como el arsénico, el plomo y el DDT), así como el advenimiento de los “procedimientos médicos invasivos” (como las “inyecciones intramusculares de muchos tipos, incluidas … vacunas”) debilitaron la inmunidad innata de las personas en el siglo XX.

Después de 2014, los investigadores especularon que la “reciente evolución de virus genéticos” podría ser responsable de la “neurovirulencia” repentina del EV-D68.

Conexión con vacunas orales contra la polio

Estudios en países como Ghana y China han identificado poliovirus derivado de la vacuna en niños con parálisis en regiones con alta cobertura de vacunas de poliovirus oral (OPV por sus siglas en inglés).

Sin embargo, estas condiciones han sido diagnosticadas como AFP de enfermedad infantil en lugar de polio.

Investigadores indios han descubierto la relación entre el aumento de casos de AFP y las campañas de vacunación oral y periódica de niños menores de cinco años. 

“La OPV debe retirarse para prevenir los brotes de poliovirus derivados de la vacuna”, afirma un estudio publicado en agosto de 2018. 

“… las dosis repetidas del virus de la vacuna viva administradas (…) pueden colonizar el intestino y alterar el microbioma viral (…) Es posible que los nuevos enterovirus neurotropos [es decir, que atacan preferentemente al sistema nervioso] que colonizan el intestino puedan inducir parálisis”, aseguran los científicos en el estudio. 

A pesar de que en Estados Unidos se utiliza la vacuna de poliovirus inactivado (IPV), que no coloniza en el intestino, puede haber otras razones para sospechar que haya ciertos mecanismos de causalidad relacionados con la vacuna y la AFM, asegura el sitio web Children Defense. 

Un informe publicado en 1950 en The Lancet estudió un brote de poliomielitis en Australia y observó una relación entre la poliomielitis paralítica y la vacunación previa contra la tos ferina.

Se produjo un “aumento considerable en la gravedad de la parálisis en las extremidades inoculadas de los niños menores de tres años que recibieron una vacuna inyectada (…) dentro de los treinta y cinco días del inicio de la poliomielitis”.

¿Podría ser que algunas vacunas están causando nuevos casos de polio por activar enterovirus que antes no dañaban el organismo? 

¿Por qué las autoridades sanitarias no estudian esta posibilidad?

En lugar de eso, la industria farmacéutica, sin haber sido identificado ni la causa ni el tratamiento para la mielitis fláccida aguda (AFM) y la parálisis flácida aguda (AFP) ya ha anunciado que están preparando nuevas vacunas ‘efectivas’. 

Ir a la portada de BLes

Temas: Categorías: Salud

Video Destacados