El Hantavirus, la enfermedad infecciosa que ha matado a 13 personas en esta temporada en Argentina, tiene signos parecidos a muchas otras enfermedades, por lo que es importante determinar los casos en los que se debe sospechar la presencia del fatal virus.

El brote principal se inició en la provincia de Chubut, y corresponde a la cepa más agresiva de las 10 que circulan en la Argentina, con el agravante de que se sospecha que fue transmitida persona a persona, lo que no ocurre con las de otras partes del país, informó Clarín del 17 de enero.

 Por su parte, el doctor Lautaro de Vedia, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología explica que conviene considerar, en primer lugar, el contexto en el que se contrajeron algunos síntomas, antes de alarmarse y entrar en pánico sin razón.

El especialista diferencia a una persona que siente fiebre y no ha salido de la ciudad de Buenos Aires, y que no tendría de qué preocuparse, de otra que con los mismos síntomas estuvo sacudiendo un leñero polvoriento en el campo.

También explica que dado que la incubación del virus demora entre 9 y 20 días, se justifica el aislamiento.

Luego de la incubación, aparece la fase inicial en la que se sienten fiebre, malestar general, dolores musculares, dolores de cabeza y abdominales, comunes a muchas otras dolencias como por ejemplo la gripe.

En esta etapa, que dura entre cuatro y seis días, se produce el mayor contagio.

Hantavirus: ¿En qué casos se debe sospechar?
La etapa cardiopulmonar es la más peligrosa.

Luego sigue un período de estabilidad que da paso a una fase cardiopulmonar que puede afligir al 50 por ciento de los afectados por el virus.

“Para estos casos no hay tratamiento. Es una deuda, no solo de aquí, en el mundo no hay tratamiento. En esta fase lo que se hace es un soporte general, con oxígeno, respirador, drogas para que el corazón pueda bombear bien”, dijo De Vedia, de acuerdo con el miso medio.

Una vez superada esta etapa, sigue la de convalecencia en la que el riesgo es menor, y se evidencia la inflamación en los pulmones.

Aunque se cree que la mayoría de los casos de contagio surgieron de Epuyén (Chubut, Patagonia Argentina) -incluyendo el de la mujer chilena que falleció-, las autoridades siguen alerta por la posible diseminación del virus.

Mientras tanto, el Instituto Malbrán estudia la posibilidad de que el virus haya mutado y sea más peligroso, según BBC

La enfermedad es transmitida por el contacto con la saliva, orina o heces de los ratones infectados, residuos de los cuales, una vez secos, pueden pasar al aire y ser inhalados por los humanos.

Los síntomas se manifiestan con fiebre, dolores musculares, náuseas, dolores de cabeza, vómitos, a veces dolores abdominales y diarrea, complicándose días después con dificultad respiratoria, y hasta la muerte, en caso de no ser atendidos oportunamente.

El índice de mortalidad puede ser del 30 al 50 por ciento; hasta el momento no existe vacuna o tratamiento específico.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada de BLes.com.

Temas: Categorías: Salud

Video Destacados