Redacción BLes – Fortnite se ha convertido en un fenómeno global: con más de 200 millones de usuarios es el videojuego más popular del mundo.

¿En qué radica su éxito?

Tiene varios componentes: en primer lugar, la temática, que permite hacer lo posible por sobrevivir en escenarios adversos. 

“Una tecnología mejor ha hecho que los juegos sean más interactivos, más participativos, más artísticos”, señala Douglas Gentile, profesor de psicología en la Universidad Estatal de Iowa y autor del libro Violent Video Game Effects on Children and Adolescents (Los efectos de los videojuegos violentos en niños y adolescentes).

Pero además de ello se suma un sistema de recompensas variables, lo cual lo hace sumamente adictivo.

Y en esto último radica el problema: hay niños que pasan horas y horas jugando al videojuego y no lo pueden dejar.

¿Cómo es Fortnite?

Niño comenzando una partida de Fortnite
Niño comenzando una partida de Fortnite

El popular juego fue lanzado al mercado por la empresa Epic Games en julio de 2017.

Buscando armas y matando oponentes -en diferentes modalidades tales como tirador solitario o en equipo-, el jugador va obteniendo recompensas y va subiendo de nivel.

Es un juego de descarga gratuita pero tiene un sistema de venta de monedas para que los jugadores puedan comprar armas, bailes y adornos para personalizar a los personajes (cada usuario gasta en promedio 84 dólares al año).

¿Cuál es el problema?

fortnite
Imagen de archivo

Al tratarse de partidas cortas y con el sistema de recompensas variables -propio de las máquinas tragamonedas-, los niños se sumergen en un mundo virtual, donde ganar una partida te lleva a querer más, y más.

Es allí donde los médicos advierten que la dinámica del juego provoca graves problemas tanto físicos -como las enfermedades que vienen del sedentarismo, la falta de apetito o descanso- como sociales -el aislamiento y la falta de empatía y la irritabilidad-.

“No están durmiendo. No van a la escuela. Están abandonando las actividades sociales”, advierte con preocupación Michael Rich, director de la Clínica de Medios Interactivos y Trastornos de Internet en el Hospital de Niños de Boston.

“Muchos niños han dejado de practicar deportes para poder hacer esto”, agrega el especialista en una entrevista con The Boston Globe.

En efecto, la necesidad de jugar en todo momento provoca en los niños trastornos de ansiedad, tal como les ocurre a los adictos a las drogas.

El doctor Rich detalla que varios chicos no pueden estar sin pasar horas jugando al Fortnite y es por eso que están siendo tratados por su adicción al videojuego.

¿Hasta dónde puede llegar la adicción?

Imagen de archivo
Imagen de archivo

La psicóloga Kate Roberts ha notado un aumento en la cantidad de niños tratados por abuso de Fortnite.

“Comienzan a anhelarlo”, describe la especialista en una entrevista con WSB TV.

“Si juegan durante más de dos horas, ingresan en este estado adictivo. La dopamina en sus cerebros comienza a reaccionar al juego, y cuando lo dejan sufren una crisis por la caída en los niveles de dopamina. Básicamente se enojan, se vuelven irritables o se encierran en sí mismos”, añade.

La BBC reportó hace unos días el caso de un niño de 11 años al que su médico de cabecera le “prescribió” una prohibición de los juegos de computadora como Fortnite y Minecraft durante dos semanas.

Ciertamente, la adicción a los videojuegos no es anecdótica y puede generar graves problemas de conducta e inclusive de violencia.

“Tenemos un niño que destruyó el automóvil familiar porque pensó que sus padres habían bloqueado su dispositivo… Llevó un martillo para destruir el parabrisas”, contó el Dr. Rich.

El Dr. Ofir Turel, profesor de la Universidad Estatal de California, añade que particularmente el sistema de recompensas variables es sumamente dañino para los niños porque “sus cerebros aún están desequilibrados”.

“Han desarrollado casi por completo los sistemas cerebrales de procesamiento de recompensas, pero sus sistemas de autocontrol aún no están completamente desarrollados”, explica en una entrevista con Daily Mail.

La situación es tal que el año pasado la Organización Mundial de la Salud reconoció el juego excesivo como un trastorno de salud mental.

Ir a la portada de BLes.

Temas: Categorías: Salud

Video Destacados