Compartir

Pocas personas saben que el azafrán tiene un secreto. De hecho, este secreto es responsable del alto precio de la especie: es la más cara del mundo. El kilogramo puede costar hasta 30.000 euros en el mercado mundial.

El alto precio se debe a la laboriosa crianza y cosecha. El azafrán sólo se obtiene a partir de los hilos florales de un determinado tipo de azafrán. Cada flor contiene exactamente tres de los preciosos hilos, que deben ser cuidadosamente extraídos a mano entre los pétalos púrpura.

Eso ya suena difícil. Pero ya la crianza del azafrán es terriblemente complicada. Esto se debe a que la planta es un clon estéril con un triple conjunto de cromosomas. Debido a que estos cromosomas no se pueden dividir uniformemente durante la polinización, el azafrán es virtualmente infértil. Por lo tanto, durante miles de años sólo ha sido posible multiplicarla dividiendo los tubérculos.

Prácticamente infértil

Caro, sabroso y saludable: el azafrán.
Caro, sabroso y saludable: el azafrán.

Pero esto podría cambiar ahora. Los científicos de la Universidad Técnica de Dresde han resuelto el misterio que ha sido un dolor de cabeza para los botánicos durante décadas: han encontrado a los padres de los clones de azafrán idénticos en todo el mundo. A Adán y Eva del azafrán, por así decir.

Contrariamente a la hipótesis anterior, los dos individuos progenitores no proceden de especies diferentes, sino que pertenecen a la misma especie de origen, un azafrán salvaje griego con un doble conjunto de cromosomas. Cuando las plantas genéticamente diferentes se aparearon, se transfirieron tres pares de cromosomas en lugar de dos, y ahí estaba: el azafrán.

Ahora que los científicos han identificado la especie de origen, esperan poder criar nuevos tipos de azafrán de mayor rendimiento en el futuro. Esto sería una buena noticia no sólo para los cocineros aficionados, porque el azafrán es más que una especia: es una especie saludable.

Lo que cuenta es la dosis

La polinización no sirve de mucho aquí. El azafrán se reproduce por la división de los tubérculos.
La polinización no sirve de mucho aquí. El azafrán se reproduce por la división de los tubérculos.

Diversos estudios han demostrado que el azafrán, por ejemplo, puede tener un efecto positivo en la psique y ayudar a combatir la depresión. El azafrán también actúa como protector celular a través de una alta concentración de antioxidantes como la crocina y el safranal.

Además, según un estudio de 2008, el azafrán es también un afrodisíaco. Al menos para las ratas macho.

Pero el azafrán también es bueno para las mujeres humanas. Según un estudio, oler la especia podría ayudar a aliviar los síntomas típicos del síndrome premenstrual (SPM).

Como con casi todo, no hay que exagerar con el azafrán. La famosa regla también se aplica aquí: La dosis hace el veneno. Por lo tanto, el azafrán puede tener efectos nocivos a partir de 60 miligramos o más por, por cada kilogramo de peso corporal.

Fuente: DW

Ir a la portada de BLes

Científicos descifran el secreto genético del azafrán
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: Salud

Video Destacados