Redacción BLes – Los adolescentes de hoy, que están constantemente conectados a las redes sociales, son la generación más solitaria que se haya registrado, asegura un nuevo estudio. 

Un equipo de investigadores examinó la frecuencia de contacto con amigos de 8,2 millones de estadounidenses desde 1970 hasta hoy y encontraron muchas y grandes diferencias. 

Después de estudiar dos encuestas grandes, representativas a nivel nacional, los expertos capitaneados por la profesora de psicología Jean Twenge, determinaron que, aunque la cantidad de tiempo que los adolescentes pasaron cara a cara con sus amigos había disminuido desde la década de 1970, la caída se aceleró después de 2010, justo cuando el uso de teléfonos inteligentes comenzó a crecer.

En comparación con los adolescentes en décadas anteriores, los adolescentes de la que Twenge llama la generación iGen, tienen menos probabilidades de reunirse con sus amigos.

También es menos probable que vayan a fiestas, salgan con amigos, salgan en citas, vayan en autos por diversión, vayan a centros comerciales o vayan al cine.

Y no es por que trabajen más o hagan más actividades extraescolares. De hecho, los adolescentes de hoy tienen menos trabajos remunerados, el tiempo de tarea no ha cambiado o ha disminuido desde la década de 1990, y el tiempo dedicado a las actividades extracurriculares es aproximadamente el mismo, según los expertos. 

el porcentaje de jóvenes que ven a sus amigos "casi todos los días".
Gráfica que recoge el porcentaje de jóvenes que ven a sus amigos “casi todos los días”.

A fines de la década de 1970, el 52 por ciento de los estudiantes de 12º grado (17 -18 años) se reunían con sus amigos casi todos los días. Para 2017, solo el 28 por ciento lo hizo. La caída fue especialmente pronunciada después de 2010.

Más soledad

Los investigadores quisieron comprobar los sentimientos de soledad de esta generación de jóvenes y para ello examinaron una encuesta que recogía esa información. 

Gráfico que muestra la progresión del sentimiento de soledad entre adolescentes.
Gráfico que muestra la progresión del sentimiento de soledad entre adolescentes.

“Nos preguntamos entonces si esa tendencia tendría consecuencias en los sentimientos de soledad”, explica Twenge antes de introducir el segundo resultado del estudio. 

Encontraron que el sentimiento de soledad se había estado reduciendo en todos los grupos de edad, desde los 14 a los 18 años, desde la década de los 70 hasta que en 2010 comenzaron a subir drásticamente alcanzado entre el 28 y el 40%. 

Nuevas normas sociales

Twenge piensa que estos cambios son generacionales y afectan a todos los individuos de una generación. Incluso los adolescentes que evitan las redes sociales se ven afectados: ¿Quién se reunirá con ellos cuando la mayoría de sus compañeros estén solos en sus habitaciones navegando por Instagram?

Y el problema no es solo la soledad, sino la depresión e infelicidad que también se han disparado desde 2012. 

La psicóloga sostiene que la comunicación electrónica no puede en ningún caso sustituir a la personal a la hora de aliviar la soledad y la depresión. 

“Hay algo sobre estar cerca de otra persona, sobre el tacto, sobre el contacto visual, sobre la risa, que no puede ser reemplazado por la comunicación digital”, asegura.

¿Conoce nuestro canal de YouTube BLes Mundo? ¡Suscríbase!

 

Ir a la portada de BLes.

Temas: Categorías: Salud

Video Destacados