La piel puede verse atacada por hongos, generándose entonces una micosis que se manifiesta con picazón, enrojecimiento y descamación; cualquier lugar de la epidermis puede presentar la dolencia, por lo que conviene observar atentamente los síntomas para combatirlos adecuadamente y a tiempo.

     1. El pie de atleta

El pie de atleta es una de las micosis más frecuentes en el mundo.

Esta molesta infección, una de las más comunes en la piel, debida a hongos dermatofitos (que se alimentan de queratina) puede crecer en los pies de diferentes formas, incluyendo las siguientes:

    – Interdigital: La infección ocurre entre los dedos de los pies, con descamación, fisuras o suavización de la piel.
      Mocasín: Los hongos crecen en forma de escamas gruesas en toda la planta del pie (como un mocasín) y causan molestias.
      – Vesicular: Los hongos aparecen como pequeñas ampollas que pican cerca del empeine.
     – Ulcerativo: La infección involucra exfoliación, secreción exudativa y un fuerte olor que generalmente comienza como hinchazón roja y con comezón entre los dedos de los pies.

Otra de sus manifestaciones es simplemente delatada por el mal olor que produce en los pies, debido a la acción destructiva de los hongos, pero sin otros síntomas.

Una buena manera de prevenir y combatir el pie de atleta es mantener los pies limpios y secos. Los polvos o cremas tópicas también pueden ayudar a controlar la infección. Desafortunadamente, el pie de atleta es difícil de eliminar y a menudo reaparece, según nos comparte infoplease.com.

    2. Hongos en las uñas

Los hongos de las uñas son conocidos también como onicomicosis.

Recibe el nombre de onicomicosis, la origina el hongo Candida Albicans (que también causa la cadidiasis) y el Trichophyton rubrum, su presencia se nota en el cambio de coloración de la uña, (tendiendo al amarillo), la deformación y el engrosamiento, en casos avanzados puede afectar las áreas alrededor de la uña y a otras uñas, presentándose con mayor frecuencia en las de los pies.

    – Se puede obtener el contagio por bañarse descalzo en lugares públicos.

     – Por usar elementos para el arreglo de las uñas que hayan sido usados por personas infectadas.

     – El uso de calzado que te haga sudar en exceso propicia la multiplicación de la micosis.

     – Por la falta de secado de los pies y el tener las uñas largas, facilitando la humedad prolongada.

     – Por un sistema inmunitario debilitado y el estrés.

El caminar descalzo propicia la infección por hongos.

Tratamiento con aceites esenciales

El combate de la onicomicosis por medio de aceites esenciales es uno de los favoritos porque son naturales.

Los aceites esenciales son extraídos de las plantas, ya que estas contienen numerosos compuestos químicos naturales que se usan como remedios caseros, tanto a nivel físico como emocional.

     Aceite esencial de árbol de té: Este aceite esencial es conocido por sus propiedades antibacterianas y antifúngicas por lo que sus efectos son comparables a muchos de los productos disponibles en el mercado con la misma función, presentando resultados en cuestión de días.

Se ponen 2 o tres gotas sobre la uña atacada por el hongo y se frota para propiciar la absorción; se aplica dos vece al día hasta curar la infección.

     Aceite esencial de orégano: Los extractos obtenidos de esta planta tienen increíbles propiedades antifúngicas para detener la onicomicosis, con su tratamiento las uñas recobran el aspecto sano y renovado.

Se usa aplicando 3 gotas de aceite de orégano sobre la uña afectada.

Como en el caso anterior, se masajea y extiende bien para que se absorba y se seque, también se aplica dos vece al día hasta obtener mejoría.

Tratamientos recomendados por dermatólogos

Los especialistas en la materia son los más indicados para analizar y formular sustancias curativas específicas para cada caso, las cuales podrían tener la presentación de tabletas ingeribles o pomadas para aplicar sobre la parte afectada.

Otra opción se encuentra en las terapias a base de rayos láser, que eliminan los hongos de las uñas mediante la aplicación de los rayos emitidos sobre lás áreas comprometidas.

Es de tener en cuenta que el hongo desaparece definitivamente luego de que la parte de la uña que lo aloja sea cortada, a medida que crece esta, lo que ocurre alrededor de los 6 meses para las manos y 1 año para las uñas de los pies, es decir, después de que ha sido renovada por completo.

     3. Candidiasis

Un sistema inmunológico poco desarrollado pone en riesgo a los bebés.

Por su lado, la candidiasis suele presentarse en la boca y en los genitales tanto masculinos como femeninos, a causa de la infección del hongo Candida Albicans, produciendo picazón, dolor y enrojecimiento.

Es claro que un sistema inmunológico debilitado propicia la aparición de esta enfermedad, lo mismo que hábitos de higiene insuficientes o aún tratamientos con algunos antibióticos o corticoides.

Asimismo, en los niños es frecuente la candidiasis oral porque aún no se ha conformado debidamente su sistema inmunológico.

El tratamiento depende de la zona afectada, y consiste en pastillas orales o aplicaciones de pomadas sobre la piel.

Por otra parte es recomendable evitar el contacto íntimo a fin de no propagar el contagio en la pareja; la higiene meticulosa, el uso de ropa poco apretada y de algodón, así como el consumo de alimentos con bajos contenidos en grasas y azúcares son indicaciones que mejoran los síntomas, según Tuasaude.com.

     4. Pitiriasis versicolor

La implicaciones de la pitiriasis son emocionales principalmente.

A esta afección de la piel, producida por el hongo Malassezia furfur, también se le conoce como hongo de la playa, o tiña versicolor.

La actuación del hongo sobre la piel genera una sustancia que impide que esta produzca melamina cuando es expuesta al sol, por lo que aparecen pequeñas áreas decoloradas, que pueden presentar un aspecto más claro o más oscuro que la piel que las rodea.

Asimismo esta micosis aparece más frecuentemente en el tronco y en los hombros de los adolescentes y adultos jóvenes, según Mayo Clinic.

En cuanto a sus síntomas, si bien suele ser indolora y no contagiosa, eventualmente podría dar picazón leve y descamación; su mayor afectación es debida a la angustia emocional o la inseguridad que produce en quienes la padecen.

Normalmente el hongo de halla presente en la piel sana y se convierte en problema cuando aumenta en exceso, debido a climas cálidos y húmedos, a la piel grasosa, a cambios hormonales y sistemas inmunitarios debilitados.

Por otra parte, cuando el estado de la piel empeora, las manchas se extienden abarcando grandes zonas del cuerpo, haciendo indispensable consular con el médico.

     5. La tiña

Bajo este nombre se conocen al menos otras tres enfermedades de la piel, a saber:

  • Tiña inguinal

    Tiña inguinal.

A esta dolencia tambien se le da el nombre de cruris por que la causa el hongo Tinea cruris; se presenta con mayor frecuencia en obesos, atletas o personas que acostumbren a utilizar ropas apretadas, lo cual crea un ambiente caliente y húmedo junto a la piel, que es el más propicio para que prolifere abundamente la micosis.

  • La tiña capitis

    Tiña capitis.

Esta infección puede ser causada por diferentes hongos, y entre sus síntomas ocurre la caída del cabello, la psoriasis del cuero cabelludo -una inflamación que produce lesiones escamosas-, dermatitis atópica (comezón e inflamación de la piel) y alopecia areata (caida del cabello en mechones), entre otras.

  • Tiña corporis

    Tiña corporis.

En el caso de esta dolencia de la piel puede aparecer en cualquier parte del cuerpo y se manifiesta por una erupción roja con tonalidad más clara hacia el centro de la misma lesión.

Para estas tres últimas afecciones fungosas lo más indicado es el tratamiento médico, si bien algunos remedios caseros proporcionan alivio y algunas veces la remisión total.

Prevención

La prevención es la primera medida a tomar de modo que se atenúe o se evite la depresión del sistema inmune, un ambiente caliente y húmedo y, además, en la mayoría de los casos se evite el contagio.

Además de esto, no conviene caminar descalzo en lugares públicos como playas, piscinas y baños.

La infección puede aparecer con más frecuencia después de la ingestión de antibióticos, porque las bacterias presentes en la piel disminuyen, dejando que los hongos proliferen.

Por otro lado, conviene estar muy atentos a la mala circulación sanguínea, a la presentación de lesiones en las uñas, a tener relaciones sexuales desprotegidas, a tomar duchas en exceso, sudar mucho, usar ropa apretada y frecuentar lugares demasiado húmedos y calientes, todo lo cual aumenta el riesgo de desarrollar micosis.

Este artículo fue redactado a modo informativo y no pretende reemplazar en absoluto la opinión de un especialista. Ante cualquier inquietud consulte a su médico.

Jose Ignacio Hermosa – BLes

Los hongos que atacan la piel, cómo se manifiestan y cómo se combaten
Califique esta publicación
Categorías: Salud

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds