El Sr. Liu Yongwang nació en una familia pobre, sin embargo siempre fue un estudiante sobresaliente. Después de graduarse de la universidad, trabajó para una empresa extranjera en Beijing y pronto se convirtió en gerente de sección y en jefe de ingeniería.

Cuando el Sr. Liu era más joven, tenía dos deseos. Primero, quería encontrar una ciencia real que nunca pudiera convertirse en una herramienta destructiva y que solo trajera algo bueno a la humanidad. Se había dado cuenta de que la ciencia moderna no era lo suficientemente científica. Parece que siempre llevaba a efectos secundarios dañinos. Un buen ejemplo fue Alfred Nobel, quien inventó la dinamita para ayudar a construir carreteras. Esa tecnología fue utilizada para crear armas mortales.

En segundo lugar, quería encontrar un estándar que pudiera distinguir a las personas buenas de las malas. Quería ser una buena persona, pero le era difícil saber qué constituía un “buen hombre” al observar los estándares caóticos en la sociedad moderna.

En un parque cerca de donde vivía, notó que cada mañana había gente practicando Falun Dafa, una antigua disciplina espiritual de la Escuela Buda.

Practicantes de Falun Gong hacen los ejercicios en Chengdu, provincia de Sichuan en China antes de que la persecución comenzara en 1999. (Minghui)

Luego encontró el libro Falun Gong -uno de los libros de la disciplina- y lo leyó.

Impresionado de que era libre de aprender, se dio cuenta de que la práctica no garantizaba ningún poder curativo a menos que uno se convirtiera en una buena persona al seguir las enseñanzas y mejorar su carácter. Sabía que finalmente había encontrado la verdadera ciencia que “nunca podría convertirse en una herramienta destructiva y solo traer bondad a la humanidad”.

La primera vez que tomó el libro Zhuan Falun -el libro principal de Falun Dafa- leyó: “Zhen-Shan-Ren (Verdad, Benevolencia, Tolerancia) es el único criterio para evaluar si una persona es buena o mala” (Primera Lección, Zhuan Falun). Estaba en shock y sabía que había encontrado el “estándar para distinguir a las personas buenas y malas”. Cuanto más practicaba, más sentía que Falun Dafa era extraordinario y una verdadera ciencia.

Poco a poco renunció a sus apegos de ganancias y fama. Era considerado con todos y, a menudo, compartía sus conocimientos y experiencias con otros ingenieros. En su tiempo libre, enseñó a sus compañeros de trabajo cómo usar diferentes programas profesionales. Era de confianza y respetado por su honestidad y devoción. Fuente: Minghui.

***

Falun Dafa fue presentado al público por el Maestro Li Hongzhi en 1992. Vivir de acuerdo con los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia y practicar los cinco ejercicios, fáciles de aprender, mejora la salud física y eleva los valores morales. Cerca de 100 millones de personas practicaban Falun Dafa cuando el partido comunista chino decidió suprimir esta práctica de cultivación en 1999.

Después de casi 20 años de persecución, en lugar de ser eliminada por el partido, Falun Dafa florece en más de 100 países. Las enseñanzas de Falun Dafa han sido traducidas a 39 idiomas. Se pueden ver grupos de personas haciendo los ejercicios de Falun Dafa al aire libre en casi todos los países más importantes.

Para más información lea el boletín anual de Minghui.

Video de introducción a Falun Dafa:

Ir a la portada de BLes.com.

Temas: Categorías: Historias de vida Salud

Video Destacados