El sueño es un componente vital de la salud humana y la cantidad de horas de sueño que necesita una persona va cambiando con la edad. Como con otras funciones vitales, hay patrones, ¿cuál es el mejor para ti? Descúbrelo en este artículo.

(Redacción BLes) Hay personas que duermen una vez al día mientras que otros duermen a intervalos. Lo cierto es que el patrón más comúnmente utilizado no es siempre el más saludable.

Algunos se levantan cansados pese a haber dormido por más de ocho horas mientras que otros están perfectamente energéticos con muy pocas horas de sueño. En este artículo explicaremos los diferentes patrones de sueño conocidos y como éstos afectan a la salud de las personas.

Un poco de historia

Se podría pensar que en tiempos pasados, cuando no existían los coches, trenes, máquinas y no había el ruido del tráfico de las grandes ciudades, la gente dormía más. Lo cierto es que más bien al contrario.

Hasta el neolítico, los hombres eran nómadas, cazadores recolectores que viajaban constantemente en busca de alimento. La gente no se asentaba en ningún lugar por mucho tiempo y por tanto dormían dónde y cuándo podían. No fue hasta el desarrollo de la agricultura y la ganadería que el hombre se empezó a plantear tener un lugar semipermanente para dormir.

Durante el Neolítico, los hombres eran nómadas y dormían cuándo podían.

Los romanos, algunos siglos más adelante, aun no daban mucha importancia al sueño y dedicaban muy poco espacio y tiempo al mismo. Dormían en habitaciones muy pequeñas, llamadas cubículos, que tenían techos muy bajos y muy poca decoración. Para los romanos dormir era una pérdida de tiempo que era mucho mejor invertirlo en construir calzadas, acueductos o conquistando el mundo.

Los egipcios en cambio, sentían un gran respeto e incluso temor por el sueño, que asociaban con un estado muy similar a la muerte. Analizaban los sueños buscando símbolos y pistas, pues creían que contenían mensajes de los dioses.

Durante la Edad Media, familias enteras se acurrucaban frente al fuego para dormir e incluso las personas ricas dormían con los sirvientes a pocos metros. El descanso no era un acto privado y las condiciones de salubridad no eran las mejores que ha conocido el hombre…

El Renacimiento supuso un despertar en Europa y un momento histórico en los hábitos de sueño. Se comenzó a innovar en búsqueda de mayor confort para la noche y se inventaron nuevos sistemas para sostener los colchones con cuerdas atadas tensas.

Según el profesor de historia A. Roger Ekirch, las ocho horas ininterrumpidas de sueño es una convención social muy reciente. Antes de la Revolución Industrial, la mayoría de la gente dormía según un patrón bifásico, es decir, en dos segmentos de cuatro horas cada uno.

El avance de la tecnología y horarios de trabajo más estrictos, obligaron a muchos a renunciar a la oscuridad y en los años que sucedieron poco a poco, la mayoría de personas se adaptaron al patrón de sueño monofásico.

Tipos de patrones de sueño

El ritmo circadiano es el responsable del ciclo de vigilia-sueño de cada persona y permite organizar nuestra conducta en el tiempo y sincronizar la regulación de muchos procesos biológicos como el ritmo de la temperatura corporal, el ritmo del cortisol, el ritmo de la excreción de la hormona de crecimiento, etc.

Según la medicina tradicional china el cuerpo sigue un estricto horario de auto-cuidado, auto-regulación de varios órganos del cuerpo a horas específicas del día y la noche.

Según la medicina tradicional china el cuerpo tiene un horario para cada acción.

Entonces, ¿cuál es el más saludable y mejor patrón de sueño para la persona? Veamos en detalle las tres opciones más comunes.

Sueño monofásico

Este patrón es el que hoy en día se considera como el más común y normal. Sin embargo, ya sabemos que no siempre ha sido así…

El sueño monofásico se impuso durante la Revolución Industrial, cuando las jornadas laborales se extendieron mucho más de lo normal.

Algunos argumentan que desde la llegada de la electricidad y el aumento de la exposición a la luz brillante, los niveles de melatonina están disminuyendo, como lo harían si una persona estuviera expuesta a la luz solar. Esto puede interrumpir el ciclo de sueño-vigilia de una persona y tener un impacto negativo en la duración de su sueño.

Sueño bifásico

Este patrón consiste en dormir durante unas cinco o seis horas de noche y otro corto período de sueño o siesta durante el día.

Normalmente, una siesta no suele durar más de 30 minutos y provee de la energía necesaria para acometer la segunda mitad del día.

Sin embargo esta siesta puede ser más larga, de unos 90 minutos. En este caso, la persona es capaz de completar un ciclo de sueño.

El sueño nocturno se organiza en 4 ó 5 ciclos. Cada ciclo dura de 90 a 120 minutos y comprende a su vez 5 etapas diferentes
El sueño nocturno se organiza en 4 ó 5 ciclos. Cada ciclo dura de 90 a 120 minutos y comprende a su vez 5 etapas diferentes.

Hay quien cree que el sueño bifásico es el más saludable de todos y el más natural. De hecho, algunos países han adoptado este sistema como normal.

Otra modalidad de sueño bifásico es el sueño segmentado, es decir, se duerme de noche en dos períodos que suman entre seis y ocho horas.

Los beneficios que se dice tienen las siestas incluyen mejora de la memoria y el aprendizaje, se está más alerta y con buen estado de ánimo.

Según todo lo comentado, cabe preguntarse si el insomnio es un trastorno del sueño o una forma natural del ciclo de sueño-vigilia que entra en conflicto con el patrón monofásico recientemente impuesto por el ritmo de trabajo moderno.

Según el historiador Roger Ekirch, antes de la Revolución Industrial era normal que la gente durmiera, lo que ellos llamaban, el primer y el segundo sueño. Es decir que las personas dormían durante la noche en dos segmentos separados por un período de una o dos horas en medio.

Sueño polifásico

El sueño polifásico consiste en dormir entre cuatro a seis veces al día. Estas combinaciones de sueño se pueden categorizar en:

Everyman: Un período largo de sueño de unas tres horas con unas tres siestas de 20 minutos cada día.
Uberman: Solo tres horas de sueño diario divididas en seis siestas de 30 minutos.
Dymaxion: Solo dos horas de sueño al día en forma de siestas de 30 minutos cada seis horas.

Cada persona es un mundo y las necesidades de cada uno son diferentes. Algunas personas necesitan ocho horas de sueño para funcionar óptimamente. Otras, en cambio, son capaces de sacar adelante su día con cinco horas de sueño y una corta siesta.

Hábitos de sueño saludables

Con independencia de qué patrón de sueño tenga uno, siempre es bueno saber que hay opciones y que pueden consultar a su médico o algún experto del sueño sobre cuál es la más adecuada.

En cualquier caso y como norma general, hay una serie de costumbres que podemos adoptar para mejorar la salud de nuestro descanso y la de nuestro cuerpo en general:

• Haga ejercicio de manera regular
• Evite comidas con mucha azúcar o procesadas
• Evite comidas picantes y cafeína antes de ir a dormir
• No use ningún dispositivo como móviles, tablets o PCs 30 minutos antes de dormir
• Duerma en un entorno oscuro y silencioso.

El mejor descanso: ¿cuántas horas necesitamos dormir?
Califique esta publicación
Categorías: Salud

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds