Naomi Jacobs cuenta la interesante historia de lo que le ocurrió a su vida cuando una mañana de abril despertó en su casita de Manchester, en el Reino Unido, y vio con extrañeza que encarnaba a una mujer de 32 años con la que no tenía nada que ver.

“Los primeros segundos pensé que todavía estaba soñando. Bueno, era más bien una pesadilla. No podía reconocer la habitación en la que me había despertado”, cuenta, según una publicación de la BBC del 22 de septiembre.

De un día para otro Naomi se sentía de 15 años.

Empieza su extraña aventura

No reconoció nada de lo que veía, ni las cortinas, ni el armario, ni la cama en la que aún yacía, ni siquiera la pijama.

Más sorprendente todavía fue mirar en el espejo a una Naomi que no era ella, pálida, envejecida con una rarísima voz ¡muy diferente a la suya!

“Yo pensaba que tenía 15 años. Todos mis sentidos, todas mis emociones eran las de una chica de 15 años de edad. Y creía que era 1992”, pero en el mundo exterior era ya el año 2008.

Como por arte de magia ella había perdido toda la memoria de los últimos 15 años.

¿A dónde habían ido todos sus recuerdos?

Lo más apremiante era que desde 1992 -que era el año hasta cuando recordaba- hasta el 2008 -año en que realmente se encontraba- muchas cosas de la vida común habían cambiado, sobre todo con respecto a la tecnología y al contexto histórico de ese momento.

De repente había cambiado de un siglo a otro, del pasado a un futuro con cosas atractivas pero raras: ¿redes sociales, internet, iPods, iPads…?

Leo le ayudó con la tecnología.

Un niño de 10 años

Como Naomi misma lo describe, resulto ser ¡madre de un niño de 10 años!     

“Durante las primeras 24 horas, en realidad no podía comprender el hecho de que tenía un hijo, aunque me dijeron que sí, y lo vi y me maravilló”, declaró pero reconoció que no le dijo al niño lo que pasaba por su cabeza para no asustarlo.

Afortunadamente en él encontró quien la guiara en los aspectos tecnológicos que no recordaba.

¿Madre soltera?

Los interrogantes seguían siendo más que las respuestas, pero no tardó en darse cuenta de que además de madre soltera era desempleada y dependía del Estado para subsistir, pero al menos estudiaba psicología como adulta, algo que de niña no le interesaba.

“Me froté los ojos con incredulidad, me toqué la cara y empecé a llorar. Sentí como si me hubiera dormido de adolescente con el mundo a mis pies y despertado en el futuro como una madre soltera viviendo en una casa del ayuntamiento”, cita oportunamente el Daily Express.

Pero de lo que sí se daba cuenta era que necesitaba con urgencia solucionar su problema: no podía seguir viviendo en dos mundos. Había buscado asistencia médica pero no le sirvió de nada, porque no le creyeron su historia…

Una caja de cartón llena de respuestas

Para su beneficio, entre su hermana Simone y su amiga Katie le hicieron recordar que toda su vida había sido una devota de los diarios personales y en ellos podría encontrar ayuda.

Efectivamente, bajo la cama encontró una caja de cartón repleta de sus memorias íntimas confiadas al papel.

Así, leyó en sus cuadernos que en el 2006 le habían diagnosticado que sufría de trastorno bipolar, que estaba harta, drogada y miserable.

¿Drogada?, sí, consumía marihuana y cocaína.

“Fue humillante. Nunca imaginé como adolescente que esa sería mi vida. Estaba devastada. No podía creer que así era como había elegido lidiar con la realidad”, indicó.

Por otra parte, si bien llegó a tener un negocio exitoso terminó en la bancarrota.

Naomi consumía drogas.

Su recuerdo más triste 

“El momento que cambió todo fue cuando descubrí en los diarios que había sido abusada sexualmente cuando era niña. Y que había enterrado esa memoria desde la edad de 6 años hasta que cumplí los 25 años”, escribió Naomi, de acuerdo con la BBC.

A partir de este descubrimiento el velo empezó a descorrerse y la adolescente que se creía empezó a sentir compasión por su versión adulta, a la cual se acercaba cada vez más.

Recordó lo caótico de su vida a los 15 años: “Hubo mucho estrés. Mi unidad familiar se había derrumbado. Mi padrastro se había ido. Mi relación con mi madre se fracturó”.

También con su madre alcohólica tuvo una discusión terrible y hasta estuvo a punto de suicidarse.

Pero también hubo recuerdos felices, como cuando se vio con su hermana en una discoteca, estando embarazada; las dos lo recordaron complacidas.

La normalidad retorna

En una mañana de verano, tres meses después de su despertar siendo adolescente de 15 años, Naomi se sintió distinta.

“Igual que cuando fui una adolescente que se despertó en el futuro. Sentía como que estaba en un sueño”, dijo.

Y de ese buen sueño despertó a su memoria completa, ahora sí ¡tenía 32 años y era 2008!

La explicación científica

Pasados tres años más al fin conoció el diagnóstico de su extraña experiencia.

“Conocí a un psiquiatra increíble y le conté todo lo que había sucedido. Bueno, casi toda la historia de mi vida. Se fue e investigó mucho y habló con sus colegas, y todos coincidieron en que tenía algo llamado amnesia disociativa”, comentó haciendo referencia a un tipo de amnesia muy raro causado por estrés severo.

Al conocer su diagnóstico, además de sentirse aliviada, no pudo evitarlo y estalló en llanto.

La amnesia global transitoria afecta a cinco de cada 100.000 personas en Gran Bretaña y puede ser desencadenada por el estrés extremo.

Aunque no hay tratamiento médico prescrito para este tipo de amnesia, con el apoyo de su familia y amigos, su memoria comenzó a regresar después de ocho semanas, informó el medio Mirror.

Epílogo

La vida de Naomi cambió sustancialmente, se concilió con su madre y son ahora las mejores amigas del mundo; para navidad incluso cenó con sus padres y con Leo, juntos.

Su hijo ya no es pequeño, tiene trabajo, y Naomi ha unido sus rotos recuerdos ‘con oro’: ahora ve su vida más hermosa de lo que originalmente era.

José Ignacio Hermosa – BLes

El extraño caso de Naomi Jacobs, la mujer de 32 años que sentía que tenía 15
3.7 (73.33%) 3 votos
Categorías: Salud

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds