Compartir

Los alimentos, de acuerdo con la función que cumplen en el organismo humano se pueden clasificar como constructores, protectores y energéticos. En este artículo les vamos a hablar de los alimentos constructores, básicamente.

El siguiente vídeo nos señala la clasificación de los alimentos según su función.

En principio, para la construcción y los procesos anabólicos de los tejidos corporales de tu cuerpo se requieren alimentos con altas concentraciones de proteínas.

Asimismo, los elementos básicos de las proteínas son los aminoácidos que, al ser ingeridos, se disgregan debido a la acción de los ácidos gástricos. Sin embargo posteriormente se reconstituyen al ser absorbidos y pasan a cumplir sus funciones, bien sea en la creación de nuevas células, la reparación de las que lo necesiten o la protección de las existentes. 

Sus funciones

Las sustancias contenidas en los alimentos constructores, que los hacen esenciales para la creación y mantenimiento de la vida, son las proteínas. Como ya se ha mencionado, estas actúan como los bloques constituyentes de los músculos, los órganos, los huesos, los dientes, la piel y el cabello.

Además de ser útiles para el crecimiento y reparación de los tejidos también lo son para la producción de hormonas, enzimas, anticuerpos y neurotransmisores.

Otra de las funciones que realizan las proteínas es el transporte de sustancias dentro del cuerpo humano.

Asimismo, es importante tener en cuenta que se deben consumir a diario y en cantidades cercanas a los 35 gramos como norma general. Dependiendo de variables tales como edad, sexo, ocupación y otras que puedan incidir, la cantidad se puede adaptar a las circunstancias específicas de cada persona.  

Cuáles son los alimentos contructores

Los alimentos constructores se han agrupado en dos grandes grupos según sea su origen: animal o vegetal.  

Son alimentos constructores derivados de los animales: la leche, el queso, los huevos, las carnes, los pescados, los mariscos, las vísceras y los embutidos, tal como nos lo describe Muybio.

Por el lado, algunos alimentos vegetales, como las legumbres secas son consideradas también alimentos constructores porque poseen una alta concentración de proteínas, si bien sus propiedades constructoras son inferiores a las de los alimentos de origen animal.

Es preciso en este punto mencionar al grupo de los cereales, que, aunque poseen proteínas en menor cantidad, y por ende una menor capacidad como reconstituyentes, contienen otros elementos nutritivos (micronutrientes) de primera importancia para el organismo humano.

Adicionalmente, la interacción nutritiva de las legumbres y los cereales mejora la eficacia de sus proteínas en sus funciones constructoras.

Estos son algunos de los alimentos constructores de origen vegetal

Alimentos proteínicos de origen vegetal.

Entre los más conocidos podemos encontrar al frijol, grano clasificado como de las leguminosas dentro de la familia Phaseolus vulgaris, originario de América.

Las lentejas son el típico alimento constructor de origen vegetal.

La soja (o soya), también es un grano perteneciente a las leguminosas, esta vez de origen oriental, de países como China, Japón, Taiwán y Corea.

Igualmente son constructores otros alimentos de origen vegetal como las lentejas y los garbanzos, también de la familia de las leguminosas.

Otros menos conocidos son la quinua, la cañihua, y el tarwi, originarios de los Andes: Bolivia, Perú y Ecuador.

Interacciones del pH de nuestro cuerpo y los alimentos constructores

Las mejores condiciones en cuanto a pH para el buen funcionamiento de nuestro organismo se dan cuando este se halla en la zona alcalina, por eso es importante tener en cuenta para una dieta alcalina equilibrada que las proteínas de origen animal son ácidas y por tanto hay que combinarlas con vegetales alcalinos.

Por su parte, las proteínas de los alimentos constructores de origen vegetal son más alcalinas y ayudan a neutralizar la acidez cuando se combinan con carbohidratos.

Le puede interesar: Alimentación alcalina: la clave para mantenernos sanos naturalmente.

Finalmente es importante aclarar que al hablar de alimentos constructores se hace referencia a alimentos con altas concentraciones de proteínas, no obstante, la construcción de los tejidos del cuerpo humano integra también minerales, vitaminas y otros fitonutrientes.

Las frutas y verduras aportan minerales y proteínas importantes también en la construcción de los tejidos.

De este modo se hace indispensable lograr el balanceo óptimo de la dieta para obtener todos los elementos nutricionales necesarios a todos los requerimientos de nuestro organismo.

Este artículo fue redactado a modo informativo y no pretende reemplazar en absoluto la opinión de un especialista. Ante cualquier inquietud consulte a su médico.

José Ignacio Hermosa – BLes

¿Conoces los alimentos constructores y cómo actúan en tu cuerpo?
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: Salud

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds