Compartir

(Redacción BLes) Se oye mucho últimamente acerca del pH, de alimentos alcalinos y de acidificación del cuerpo. ¿Qué significa todo esto? ¿Qué es el pH y cómo afecta a la salud? En este artículo explicaremos qué aconsejan los expertos sobre este tema y cómo aplicar estas recomendaciones a la vida diaria.

¿Qué es el pH?

El pH (potencial de hidrógeno) es una escala de medida de acidez o alcalinidad de una disolución acuosa (el cuerpo humano está compuesto en un 65% de agua). Esta escala va de 0 a 14, siendo 0 (extremo ácido) y 14 (extremo alcalino).

La alcalinidad es un concepto que interesa conocer porque puede ser muy importante para mantener una vida saludable y evitar las enfermedades. Para ello lo mejor es entender el funcionamiento de nuestro cuerpo y alimentarlo de manera que su equilibrio no se vea alterado; en el fondo es bastante sencillo.

Las células de nuestro cuerpo necesitan alimentarse, eliminar residuos y renovarse constantemente. Aquí la sangre juega un papel fundamental ya que es la encargada de transportar los nutrientes a las células del cuerpo, como el oxígeno, y retirar los desechos que se generan durante la transformación de estos nutrientes; esto es básicamente el metabolismo. Así, para que la sangre pueda llevar a cabo eficazmente sus funciones, debe mantener un determinado nivel de alcalinidad.

¿Cuáles son los niveles óptimos de pH del cuerpo?

En la escala de pH, la sangre de una persona sana debe oscilar entre un 7,35 y 7,45. ¿Qué ocurre cuando esto no es así?:

  • Si el pH de la sangre es menor de 7,35, esta pierde eficacia en la eliminación de residuos y se dice que la sangre está acidificada.
  • Si el pH es mayor de 7,45, la sangre pierde la capacidad de almacenar oxígeno.
  • Si el pH de la sangra baja por debajo de 7 se entra en un estado de coma cercano a la muerte.
Escala de pH de la sangre

Cuando se incrementa el nivel de acidez, debido a los mecanismos de autorregulación del cuerpo, la sangre siempre tiende a mantener su equilibrio, y lo hace a través del aporte de bases (álcasis) que neutralicen esos ácidos. Así, para tener un metabolismo celular sano, es preciso que, junto al oxígeno, la sangre reciba un flujo constante de sustancias alcalinas.

¿Qué consecuencias tiene la acidificación del organismo?

Como hemos dicho, la sangre siempre va a mantener el nivel de alcalinidad o pH alcalino óptimo. Para ello necesita obtener estas bases a través de la alimentación. Si esta es deficiente y no es capaz de proveer de lo necesario, la sangre no permitirá que su pH baje a niveles que pongan en riesgo al cuerpo.

Esta va a recurrir a las reservas de calcio, magnesio o potasio que existen en nuestros huesos, dientes, tejidos y órganos. Va a “robar” a otras partes del cuerpo lo que necesite para poder mantener el vital equilibrio ácido-base. Estos mecanismos nos llevan al desgaste de los huesos, degeneración de las articulaciones, debilidad del cabello, lesiones en mucosas y afecciones en nuestras vías respiratorias.

Otra manera que tiene la sangre de proteger su equilibrio ácido-base es depositando ácidos en los tejidos, lo que genera reuma y problemas circulatorios entre otros.

Este comportamiento de la sangre durante un tiempo prolongado equivale a una corrosión y degeneración de tejidos y órganos. Además, cuando el pH se vuelve acídico hay deficiencia de oxígeno y esto puede provocar formaciones de gérmenes, hongos y virus.

Ya que aún no hay mucha conciencia sobre la influencia del pH en los problemas de salud, normalmente estos síntomas no se asocian con la acidosis. Por ejemplo, la osteoporosis, habitualmente, se combate con alimentos lácteos, que acidifican aún más el organismo agravando así el problema.

La sangre acídica se coagula más rápidamente, lo que incrementa el riesgo de trombo

La sobre-acidez interfiere con el normal funcionamiento del metabolismo y está asociada con muchas enfermedades, entre ellas el cáncer

Nuestras células son ácidas, pero están flotando en un fluido alcalino

El exceso de acidez debilita todos nuestros sistemas

 ¿Cómo podemos alcalinizar nuestro organismo?

Para aportar a nuestro organismo los elementos necesarios para mantener el equilibrio ácido-base, una alimentación equilibrada y alcalina es un factor extremadamente importante, pero no es la única variable que afecta al nivel de pH.

Conociendo el pH de los alimentos podemos elaborar una dieta equilibrada y alcalina que ayude a mantener el equilibrio ácido-base
  • Diseñando una alimentación alcalina lo primero a tener en cuenta es que no debemos “demonizar” lo ácido como malo y lo alcalino como bueno. De lo que se trata es de mantener un balance sano entre ambos, ya que entre ellos se necesitan y se complementan.
  • Existen alimentos acidificantes y alcalinos, pero no es lo mismo la reacción química de un alimento fuera que dentro del organismo. Es decir, un alimento, como el limón o la miel, pueden ser ácidos, pero cuando los ingerimos, en el proceso metabólico provocan una reacción alcalina.
  • Otros factores que influyen en la alcalinidad, aparte de los alimentos que ingieres, incluyen: el nivel de estrés que manejas diariamente, las horas de sueño, la cantidad de exposición al sol y el nivel de toxicidad ambiental al que estás expuesto.
  • Tan importante o más que tener una alimentación alcalina es beber un agua alcalina. La normativa de agua potable establece que el agua debe tener un pH superior al 6,5 para ser considerada potable. Si es inferior, las tuberías se corroen y deterioran. El agua normal tiene un pH de 7, las bebidas azucaradas, tipo refrescos y sodas, de un 2,5.

Los síntomas de la acidosis son difíciles de identificar, ya que las señales de un organismo acidificado pueden ser muchas. Sin embargo medir el pH de nuestro cuerpo es muy fácil y se puede hacer en casa con tiras reactivas que se pueden encontrar en farmacias, en multitud de webs y en tiendas especializadas. Con ellas podemos medir el pH de nuestra sangre, saliva u orina.

Si se elige medir el pH con la orina, la Dra. Catherine Kousmine, investigadora suiza, recomienda:

Una persona sana y bien equilibrada, que recibe suficiente cantidad de sustancias alcalinas en su alimentación tendrá en la segunda orina de la mañana un pH ligeramente alcalino, idéntico al de la sangre. La primera orina no sirve para el control por ser naturalmente ácida, ya que el reposo nocturno sirve para que los riñones eliminen los productos ácidos de desecho”.

Aquí dejamos también una tabla de clasificación de acidez-alcalinidad de los alimentos para que puedas aprender a equilibrar la alcalinidad de tu dieta:

Tabla de clasificación de alimentos según su pH

Una última recomendación, la clave para un cuerpo sano es una mente sana y un corazón tranquilo. La medicina tradicional china descubrió hace miles de años que el cuerpo sigue a la mente y que cuando alcanzamos un equilibrio interior, esto se refleja en el exterior. Por eso, los médicos de la medicina tradicional china en la antigüedad eran cultivadores que practicaban la meditación.

Alimentación alcalina: la clave para mantenernos sanos naturalmente
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: Salud

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds