Redacción BLes – Un reciente estudio ha vuelto a poner de manifiesto los posibles peligros de consumir bebidas energéticas. 

Investigadores de la Universidad de Texas, en Ohio, Estado Unidos, aseguran que su ingesta puede estrechar los vasos sanguíneos, restringir el flujo sanguíneo y aumentar el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, informó Daily Mail.

La nueva investigación confirmó un nuevo riesgo potencial para la salud. Anteriores análisis mostraron vínculos que relacionaban las bebidas energéticas -del tipo Red Bull o Monster- con problemas estomacales, nerviosos, cardíacos e incluso psíquicos.  

En febrero, John Higgins, cardiólogo jefe del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston (UTHealth) publicó un artículo para el Colegio Americano de Medicina Deportiva (ACSM) en el que advertía sobre los peligros potenciales que las bebidas energéticas presentan, principalmente para los niños.

“Proteger a los niños, niñas y adolescentes”

“Nuestra revisión de la ciencia disponible demostró que los niveles excesivos de cafeína encontrados en las bebidas energéticas pueden tener efectos adversos en los sistemas cardiovascular, neurológico, gastrointestinal, renal y endocrino, así como en los síntomas psiquiátricos”, alertó el Dr. John Higgins.

“Hay que hacer más para proteger a los niños, niñas y adolescentes, así como a los adultos con enfermedades cardiovasculares u otras condiciones médicas”, añadió el especialista.

Muestrario de bebidas energéticas comercializadas actualmente.

“Cuando se utilizan con seguridad y moderación, las bebidas energéticas pueden tener algunos efectos a corto plazo que mejoran el rendimiento. Sin embargo, los usuarios generalmente no son conscientes de las muchas reacciones adversas potenciales que podrían tener efectos a largo plazo, algunas de las cuales son bastante graves”, señaló Higgins. 

El último estudio

Ahora, el equipo de expertos texanos afirma que sus hallazgos se encuentran entre los primeros en arrojar luz sobre el posible mecanismo que vincula el alto consumo de bebidas energéticas con un mayor riesgo de padecer síndrome metabólico (un grupo de condiciones que permiten el desarrollo de enfermedades cardiacas y diabetes), precisó Daily Mail.

Para el estudio, que se enfocaba en investigar la función de las células que recubren los vasos sanguíneos (endotelio), se examinó a 44 universitarios de entre 20 y 30 años, no fumadores y clasificados como “sanos”.

Se realizaron dos mediciones, una antes de la ingesta de 70 centímetros cúbicos (24 onzas) de bebida energética y la otra 90 minutos después.

Durante la segunda prueba, hora y media después, comprobaron que el diámetro interno de los vasos sanguíneos, en promedio, se había reducido a casi la mitad.  

“El corazón trabaja más, y menos oxígeno llega al corazón. Esto podría explicar por qué ha habido casos en que los jóvenes han sufrido un paro cardiaco tras una bebida energética”, planteó Higgins según Steven Reinberg, reportero de Salud al Día.

Ingredientes y cantidades

Los científicos opinan que la reacción puede deberse tanto a los ingredientes de las bebidas energéticas -cafeína, taurina, azúcar y otras hierbas- como a sus desmesuradas cantidades.

Reinberg también informa de que la taurina se extraía originalmente del semen de toro, el cual otorga su nombre a la célebre marca Red Bull (que significa “toro rojo”), según los investigadores.

Una lata de bebida energética puede llegar a contener más de nueve cucharadas de azúcar, y 80 miligramos de cafeína por cada 250 mililitros -aproximadamente lo mismo que 2.5 latas de Coca Cola-.

Las investigaciones han demostrado que niveles altos de azúcar o de cafeína en sangre pueden provocar que los vasos sanguíneos se contraigan, reduciendo la cantidad de sangre que se bombea a los órganos vitales. 

“A medida que las bebidas energéticas se hacen cada vez más populares, es importante estudiar los efectos de estas bebidas en quienes las consumen con frecuencia y determinar mejor cuál es el patrón de consumo seguro, si es que existe alguno”, señaló el Dr. John Higgins, profesor de medicina de la Escuela McGovern.

Polémico historial

De hecho, en años recientes, algunos estudios han estado alertando sobre la ingesta de estas bebidas “revitalizantes”. 

En febrero de 2018, la Universidad de Waterloo en Ontario, Canadá, declaró que ante el drástico incremento del consumo de estos bebedizos entre la juventud del país y la falta de estudios sobre los efectos adversos decidió realizar una investigación.

Los científicos concluyeron que la mitad de los consumidores jóvenes y adolescentes canadienses informaron haber sufrido algunos problemas de salud vinculados con su ingesta, algunos bastante serios como para requerir atención médica.

En abril de 2017, pruebas realizadas en el David Grant USAF Medical Center en California, demostraron que ingerir cerca de 95 centímetros cúbicos (32 onzas) de bebida energética puede provocar una arritmia peligrosa (descompensación cardíaca) en algunos sujetos.

Los nuevos hallazgos se presentarán en el seno de las reuniones científicas auspiciadas por la American Heart Association que tendrán lugar entre el 10 y el 12 de noviembre, en Chicago.

Advierten de que una sola bebida energética podría resultar nociva para los vasos sanguíneos
5 (100%) 2 votos
Temas: Categorías: Salud

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds