Con sólo 16 años Josephine Desgrand cargaba con un gran sufrimiento que la atormentaba a diario. La adolescente era víctima de bullying en su escuela debido a su peso que superaba los 127 kilos. Según expresó en el portal BoredPanda, esto afectó profundamente su autoestima y la llevaba a compararse constantemente con modelos y mujeres delgadas.

Lo anterior, se sumó a que “Josie” estaba consciente que su sobrepeso se debía a los altos índices de calorías y grasas que ingería a diario. La joven contó que cuando intentaba seguir dietas, la derrotaba la frustración y recaía en grandes atracones de comida chatarra. Sin embargo, un día no soportó más y decidió cambiar su vida para siempre.

“Entré a mi habitación y me puse ropa interior (y me dije): ‘Ya no quiero ser la gorda Josie”, recordó. Con este vestuario, tomó varias fotos de su cuerpo y se comprometió con sí misma a cambiar su realidad. “Estaba emocionada por mi próximo itinerario hacia perder peso. Usé una cinta métrica y anoté mis medidas”, contó la joven.

“Sabía que tenía un largo camino por recorrer, pero quería hacer un seguimiento de cada cambio, sin importar lo pequeño que fuera”, contó la joven que comenzó su transformación ese mismo día. Josephine le contó a su papá, Mark, quien la apoyó y se unió a bajar de peso con ella. “Competir nos empujó a los dos a hacer un esfuerzo adicional, fue genial tener el apoyo de mi papá”, dice.

Su primer cambio se relacionó con la alimentación. Adoptó una dieta baja en carbohidratos y sin azúcar, y aumentó notablemente el consumo de agua. “Establecía pequeñas metas y anotaba mi progreso”, señala. En cosa de meses, solo con la dieta, logró bajar casi 30 kilos.

Este logro la alentó a inscribirse en un gimnasio para tonificar su cuerpo y fortalecer su piel antes que quedara colgante. “Hacer ejercicio en el gimnasio me dio un impulso adicional para alcanzar mi peso ideal”, dijo y recordó que constantemente se repetía a sí misma: “Ya no seré más la gorda Josie”.

Como una herramienta de apoyo, Josephine se creó una cuenta de Instagram en donde comenzó a compartir su progreso y recetas. Acostumbrada a las críticas, la joven pensó que recibiría comentarios negativos pero, en vez de ello, cientos de personas comenzaron a darle aliento y a seguirla.

“Compartí mis comidas y el progreso en mi cuenta de Instagram. Mis seguidores crecieron rápidamente, y cada uno era más solidario que el anterior: ‘¡Te ves genial!’, me escribían”, relata.

Un año después del día que cambió su vida, Josephine lució ante toda su escuela su cambio físico y mental. Pesando 63 kilos decidió lucir un bello y ajustado vestido rosado en su fiesta de graduación.

Con 37 mil seguidores en Instagram y otros miles en Facebook, la joven cuenta que actualmente su objetivo es ayudar a personas que se encuentren en la misma situación que vivió. “Quiero ayudar a tantas personas como pueda. Gracias al poyo que he recibido en redes nunca he pensado dejar mi camino”, explica.

“Ahora quiero ser el impulso para ayudar a las personas a recuperarse porque todos merecen sentirse tan felices como yo ahora”, concluyó la joven que se encuentra escribiendo un libro con su experiencia.

Revisa aquí algunas fotos de su “antes y después”.

A través de:  Bío Bío Chile

Adolescente víctima de bullying bajó 63 kilos para su graduación: su historia conquistó a Instagram
5 (100%) 1 voto
Categorías: Salud

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds