Redacción BLes – El cáncer de piel es el más común del mundo, y si bien el melanoma conforma solo 1% de los casos de cáncer de piel, es causa de la gran mayoría de muertes por este tipo de cáncer.

La buena noticia es que también es uno de los más curables. Además, la exposición a los rayos UV del sol es una de las principales causas del cáncer de piel y por tanto una de las más fácilmente prevenibles.

La exposición solar sin protección incrementa el riesgo de sufrir cáncer de piel.

La piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y cumple muchas y muy necesarias funciones:

  • Recubre los órganos internos y ayuda a protegerlos de lesiones.
  • Sirve de barrera a los gérmenes, como las bacterias.
  • Evita la pérdida excesiva de agua y de otros líquidos.
  • Ayuda a controlar la temperatura corporal.
  • Protege el resto del cuerpo de los rayos ultravioleta (UV).
  • Ayuda al cuerpo a producir vitamina D.
Capas y células de la piel.

La piel tiene tres capas:

Epidermis

Esta capa superior de la piel es muy delgada y su función es proteger las capas más profundas de la piel y los órganos del cuerpo contra el medio ambiente.

Los principales tipos de células en la epidermis incluyen:

  • Células escamosas: estas son células planas en la parte externa de la epidermis que se desprenden constantemente a medida que las nuevas células se forman.
  • Células basales: Estas células se dividen constantemente para reemplazar las células escamosas que se desprenden de la superficie de la piel.
  • Melanocitos: estas son las células que se pueden convertir en melanoma. Producen el pigmento marrón llamado melanina, lo que permite el bronceado para proteger las capas más profundas de la piel.

Dermis

Esta capa media de la piel es más gruesa que la epidermis. Contiene folículos pilosos, glándulas sudoríparas, vasos sanguíneos y nervios que se mantienen en su sitio gracias a una proteína llamada colágeno, la cual imparte elasticidad y fuerza a la piel.

Hipodermis

Es la capa más profunda de la piel y ayuda al cuerpo a conservar el calor y a amortiguar choques para proteger a los órganos del cuerpo de lesiones.

¿Son peligrosos los lunares?

Un lunar (también conocido como nevus o nevo) es un tumor pigmentado benigno (no canceroso). Los bebés no tienen lunares al momento de nacer, sino que se van desarrollando con la edad y la exposición al sol. La mayoría de los lunares nunca causará ningún problema, aunque es cierto que una persona que tiene muchos lunares es más propensa a padecer melanoma.

¿Qué es el melanoma?

Es la forma más peligrosa de cáncer de piel, estos crecimientos cancerosos se desarrollan cuando el daño irreparable del ADN a las células de la piel desencadena mutaciones que hacen que las células de la piel se multipliquen rápidamente y formen tumores malignos.

Estos tumores se originan en los melanocitos, las células que le dan color a la piel. Los melanomas a menudo se parecen a los lunares y de hecho, algunos se desarrollan a partir de estos.

La mayoría de los melanomas son negros o marrones, pero también pueden ser de color de piel, rosa, rojo, púrpura, azul o blanco. El melanoma es causado principalmente por la exposición intensa y ocasional a los rayos UV, especialmente en aquellas personas que están genéticamente predispuestos a la enfermedad.

Si el melanoma es reconocido y tratado temprano, casi siempre es curable, pero si no lo es, el cáncer puede avanzar y propagarse a otras partes del cuerpo, donde se vuelve difícil de tratar y puede ser fatal.

Factores de riesgo de padecer un melanoma

  • Tener la piel muy blanca, con pecas y cabello claro. Hay mucha más incidencia de melanoma en personas de raza blanca que de raza negra.
  • Antecedentes familiares de melanoma. Aproximadamente un 10% de los pacientes de melanoma tienen antecedentes familiares de primer grado (madre, padre, hermano/a, hijo/a). Esto puede tener su origen en estilos de vida similares de exposición al sol, genética o una combinación de ambos.
  • Haber sufrido ya un melanoma. Si se ha padecido ya un melanoma, se tiene un mayor riesgo de volver a desarrollarlo. Las personas que han tenido cáncer de piel de células basales o escamosas también están en mayor riesgo de padecer melanoma.
  • Sistema inmunológico debilitado. Las personas que tienen sus sistemas inmunológicos debilitados, tienen más riesgo de sufrir cáncer de piel, incluyendo el melanoma.
  • Edad avanzada. Hay más posibilidades de que el melanoma se presente en personas de más edad, aunque también es cierto que es uno de los cánceres más comunes en personas de menos de 30 años. Es más fácil que se desarrolle el melanoma cuando hay un componente genético.
  • Sexo masculino. En Estados Unidos hay una tasa mayor de melanoma en hombres que en mujeres. Hay mayor riesgo en mujeres menores de 45 años y en hombres mayores de esa edad.
  • Xeroderma pigmentoso. Es una afección hereditaria que afecta la capacidad de las células de la piel de reparar el daño causado a su ADN. Las personas con XP tienen un alto riesgo de melanoma y otros cánceres de piel cuando son jóvenes, especialmente en áreas de la piel que han sido expuestas al sol.

Detectarlo a tiempo

Incluso si ha protegido su piel del sol durante todo el verano, es importante que siga vigilante el resto del año. Examine su piel de la cabeza a los pies una vez al mes, en busca de lesiones sospechosas. Los autoexámenes pueden ayudar a identificar posibles cánceres de piel precoces, cuando casi siempre se pueden curar por completo.

Primero, para un autoexamen efectivo, obviamente necesita saber lo que está buscando. Como regla general, para detectar melanomas o cánceres de piel no melanoma (como el carcinoma de células basales y el carcinoma de células escamosas), tome nota de cualquier luna o crecimiento nuevo y cualquier crecimiento existente que comience a crecer o cambie significativamente. Las lesiones que cambian, pican, sangran o no sanan también son señales de alarma.

Es tan vital atrapar el melanoma, la forma más letal de cáncer de piel, en una etapa temprana. Los médicos han desarrollado estrategias específicas para el reconocimiento temprano de la enfermedad como el ABCDE.

El ABDCE del melanoma

Asimetría: un lunar que, cuando se divide a la mitad, tiene una forma irregular.

Benigno – Maligno

Bordes: un lunar con bordes poco definidos o irregulares.

Benigno – Maligno

Color: cuando un lunar no presenta un color homogéneo.

Benigno – Maligno

Diámetro: un lunar con un diámetro superior a seis milímetros.

Benigno – Maligno

Evolución: Se aprecian cambios en la forma, color relieve o síntomas (como picor, dolor o sangrado) de un lunar.

Agosto de 2000 – Mayo de 2002

La prevención es clave

No todos los melanomas se pueden prevenir, pero hay una serie de hábitos saludables básicos que pueden ayudar a reducir las posibilidades de padecer melanoma y otros cánceres de piel.

  • Limite la exposición a los rayos ultravioleta (UV).
  • Busque la sombra y evite exponerse al sol en las horas centrales del día
  • Si tiene que pasar tiempo al sol, proteja su piel con: ropa, cremas protectoras, un sombrero, gafas de sol, una sombrilla de mano (¡sí, como las de las antiguas!).
  • Evite las camas solares.
  • Proteja a los niños del sol, ellos son especialmente vulnerables.
  • Lleve una dieta rica en alimentos alcalinos y beba mucha agua.

Recuerde que la mejor medicina es la preventiva, cuídese y ante cualquier duda, vaya a ver a su médico de inmediato, cuanto más precoz el diagnóstico, más posibilidades de curarse.

5 formas de saber si tienes que preocuparte por tus lunares
Califique esta publicación
Categorías: Salud

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds