Los demócratas protegerán a los niños estadounidenses de los males de las grasas trans y de la terapia de conversión gay, pero no de los médicos que los matarán por medio de homicidio negligente en las primeras horas de sus vidas.

Esta es la fea realidad del debate contemporáneo sobre el aborto. Es por eso que la mayoría de las intercesoras harán lo que sea para evitar describir las realidades desagradables y las consecuencias de su posición cada vez más radical.

Esta semana, los demócratas del Senado bloquearon el esfuerzo del senador republicano de Nebraska Ben Sasse para obtener el consentimiento unánime sobre la Ley de Protección de Sobrevivientes Nacidos por Aborto y Víctimas del Aborto.

Por qué los demócratas no pueden hablar honestamente sobre el aborto
La senadora Patty Murray, demócrata de Washington.

Hay que destacar que este proyecto de ley no trata técnicamente sobre el aborto, sino sobre la protección de los bebés que sobreviven al procedimiento. Parece que el ya risible argumento de “mi cuerpo, mi elección” se ha transformado en “no más mi cuerpo, todavía mi elección“.

El proyecto de ley de Sasse, que eximiría a las madres de enjuiciamiento, requeriría que “cualquier médico presente” ayudara a garantizar que “el niño nacido vivo sea inmediatamente transportado e ingresado en un hospital” y que “ejerza el mismo grado de competencia profesional” que él o ella utilizaría con cualquier otro bebé.

Ahora, hubiera sido una cosa si la senadora Patty Murray, demócrata de Washington, se hubiera opuesto por los derechos de los estados o por la naturaleza general del proyecto de ley, pero no lo hizo.

“Tenemos leyes contra el infanticidio en este país”, afirmó. “Esta es una grave mala interpretación del lenguaje real del proyecto de ley que se pide que se considere, y por lo tanto me opongo”.

Ella está equivocada.

Hay leyes que permiten el infanticidio. Tenemos una de esas leyes en Nueva York. El fallido proyecto de ley de Virginia que precipitó este debate también habría permitido la matanza de bebés no nacidos hasta el nacimiento por prácticamente cualquier razón, y si esos bebés hubieran sobrevivido a un atentado contra sus vidas, también después del nacimiento.

Cuando se le preguntó si su proyecto de ley permitiría los abortos a las mujeres que se dilataran en la semana 40 del embarazo, la Delegada de Virginia Kathy Tran dijo: “Mi proyecto de ley lo permitiría, sí”. Su error fue ser honesta.

Cuando el gobernador de Virginia, Ralph Northam, trató de hacer que el proyecto de ley de infanticidio de Tran sonara humano, explicando que “el infante sería resucitado si eso es lo que la madre y la familia deseaban, y luego se produciría una discusión entre los médicos y la madre”, su error también fue la honestidad.

Northam, como señalaron sus defensores, se limitaba a hablar de la eutanasia -aunque nunca la llamaría por su nombre apropiado- como si poner fin a la vida de los bebés con anormalidades fetales como el síndrome de Down para la conveniencia de los padres fuera moralmente aceptable.

La realidad del proyecto de ley no ha impedido que los defensores a favor del derecho a decidir continúen engañando a los estadounidenses al afirmar que estos abortos son una cuestión de vida o muerte para las madres. Esto, al parecer, rara vez es así.

El Instituto Charlotte Lozier a favor de la vida encontró que tanto la literatura médica como los prestadores de servicios de aborto tardío muestran que la mayoría de los procedimientos tardíos no se realizan por “complicaciones de salud materna o anomalías fetales letales descubiertas en la etapa final del embarazo”.

El Instituto Guttmacher, partidario de la libre elección, también encontró que la mayoría de las mujeres que buscan estos abortos “no lo hacen por razones de anomalías fetales o de peligro para su vida”.

En cualquier caso, cada proyecto de ley que limita los abortos después de las 20 semanas hace excepciones para la vida de la madre. El proyecto de ley de Sasse no impediría que los padres y los médicos tomaran decisiones desgarradoras y difíciles sobre los bebés gravemente enfermos.

Eso también es un mito.

Los demócratas se oponen a la mayoría de las prohibiciones de 20 semanas porque los abortos en cuestión se utilizan para eliminar a los niños imperfectos. Empecemos a usar la frase “bebés viables” entonces.

Uno de esos bebés viables, Lyla Stensrud, nació después de 21 semanas y cuatro días, con un peso de apenas 14.4 onzas. Es casi seguro que la tecnología avanzará a un lugar donde habrá muchos más niños como Lyla. Según el Instituto Guttmacher, cada año se abortan alrededor de 15.000 lylas.

Algunos argumentan que abortar bebés viables es permisible no sólo por razones de estrés emocional, sino también para aliviar la injusta presión fiscal sobre los padres y los hospitales. ¿Sabe cuánto cuestan los niños con autismo? ¿Por qué no ellos también?

Y si esto es realmente un argumento para la interrupción del embarazo después del parto, ¿puede alguien explicar la distinción moral entre ir a una NICU, [Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales], e inyectar veneno en un bebé prematuro que está causando estrés emocional y fiscal a la madre e inyectar veneno en otro bebé -la misma edad exacta, las mismas razones exactas- quién está en el útero?

Durante muchos años, a los demócratas se les ha permitido salirse con la suya sin responder ninguna pregunta seria con respecto a su oposición a las restricciones al aborto después de las 20 semanas. A pesar de la interferencia de personas que comprueban los hechos y otros sustitutos del Partido Demócrata, por ejemplo, su candidata presidencial para 2016, Hillary Clinton, no apoyó, desde la concepción hasta la coronación, ni una sola restricción al procedimiento.

Sólo porque no hablen de ello no significa que sea menos cierto.

David Harsanyi

David Harsanyi es redactor jefe de The Federalist y autor de la próxima “Primera Libertad”: Un paseo por la historia perdurable de Estados Unidos con el arma, desde la revolución hasta hoy”.

A través de DailySignal.

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Video Destacados