Compartir

Sebastian Gorka, exasistente adjunto del presidente Donald Trump, es autor del nuevo libro, “Por qué luchamos: derrotar a los enemigos de Estados Unidos sin pedir perdón”. Recientemente habló con The Daily Signal.

Rob Bluey: ¿Cuáles son las amenazas más serias que enfrenta Estados Unidos hoy?

Sebastian Gorka: En “Por qué luchamos“, repaso todo el catálogo de amenazas que enfrentamos hoy, ya sea Corea del Norte, Rusia, Irán o China o el jihadismo global, que fue el tema de mi primer libro “Derrotar Jihad“.

Después de mi estancia en la Casa Blanca, tengo muy claro que vamos a enfrentar todas estas amenazas. El califato de ISIS ya se ha ido. El acuerdo con Irán está muerto. Rusia está siendo devuelta a su caja. Pero solo queda una amenaza estratégica para Estados Unidos y esa es China.

China tiene un plan, no es un secreto, cualquiera puede leerlo. Se llama One Belt, One Road. Se predica que China, la China comunista, reemplazará a los Estados Unidos como la nación más poderosa del mundo para el centenario de su revolución comunista.

Lo intentan con toda su potencia, ya sea comprando intereses en África, corrompiendo políticos en Australia o construyendo islas falsas en el Mar de China Meridional para intimidar a nuestros amigos y socios.

La buena noticia es que Donald Trump entiende la amenaza y, como se ha visto en decisiones recientes, se lo está tomando muy, muy en serio.

Bluey: Las amenazas a las que nos enfrentamos hoy son muy diferentes de las del pasado. ¿Qué quiere decir esto en términos de cómo vamos a hacer frente a ellas?

Gorka: El libro no solo aborda las amenazas. Se trata de la evolución de la guerra: lo que todo contribuyente, lo que todo patriota necesita saber sobre cómo la guerra ha cambiado a lo largo de los siglos. Solo lo ilustraré con un simple ejemplo.

Si hablas de “guerra” a un estadounidense promedio, ¿qué tipo de imágenes vienen a su mente? Para la mayoría de las personas, si no ha servido en fuerzas especiales en el Medio Oriente, ¿en qué piensas? “Salvando al soldado Ryan”. Piensas en los tanques luchando entre sí. Piensas en combates aéreos. Pensamos en las guerras convencionales del siglo XX.

Como demuestro en “Por qué luchamos“, esa es la excepción a la regla. Más del 80 por ciento de todas las guerras desde Napoleón, durante los últimos 200 años, son lo que técnicamente se llama guerra irregular o no convencional, lo que significa que un militar con uniforme está luchando contra un actor no estatal. No un ejército de otro país, sino un grupo, una fuerza guerrillera.

O, si nos fijamos en uno de nuestros primeros enfrentamientos como república, los piratas de Berbería. No empezamos a luchar contra los yihadistas después del 9/11. Comenzamos casi tan pronto como nació la república, luchando contra los piratas de Berbería en las costas de Trípoli, una frase que podría ser familiar del himno del Cuerpo de Marines. Esos eran yihadistas, y eso fue hace casi 200 años.

Ginny Montalbano: Mencionaste China y Corea del Norte. Ciertamente hay muchos desafíos que enfrentamos. ¿Cómo puede el presidente Trump comunicar de manera más efectiva todos estos desafíos al pueblo estadounidense?

Gorka: No puedo seguir la pista porque crece muy rápido, pero creo que tener 55 millones de seguidores en Twitter ciertamente ayuda. Él es un súper comunicador, ya sea la forma en que etiquetó a sus oponentes durante la campaña electoral, ya sea el sombrero de MAGA. Quiero decir, mira a Kanye West, qué sucede cuando un multimillonario se pone una gorra roja. Es toda una declaración política.

Entonces, ¿cómo comunica? Tiene que llevar sus herramientas de marca de la política al campo de la seguridad nacional, y creo que lo está haciendo.

Estaba en la Casa Blanca cuando preparó su primer discurso ante el Congreso. No era el Estado de la Unión, si recuerdas. Dio un discurso especial a la sesión conjunta del Congreso, y en ella, ¿qué hizo?

Todos, todos los antiTrump: “Él va a ser blando con nosotros. Se va a poner blando. No va a hablar de terrorismo islámico radical “.
¿Qué hizo él? Es el momento más poderoso de su discurso si ves el video. Él para, se detiene, mira directamente a la cámara y dice: “Y derrotaremos al terrorismo islámico radical”. Este es un hombre que, no creo que haya ido a la escuela de relaciones públicas, pero entiende la comunicación y las relaciones públicas como ningún otro hombre que haya conocido.

Bluey: Volvamos a China por un momento. El presidente ahora está hablando de algún tipo de acuerdo comercial con China. Obviamente, ha estado comprometido con funcionarios de alto nivel allí. ¿Qué piensa de algunos de los próximos pasos que espera ver de esta administración cuando se trata de China?

Gorka: Hay dos cosas. Hay dos cestas amplias. Nº 1 es lo que están haciendo ilícitamente. Esto se desclasifica ahora. Sus oyentes pueden buscarlo gracias al Departamento de Justicia, que presentó el caso y lo desclasificó hace unos años.

Un agente chino fue interceptado en el medio oeste en un campo de maíz. No en las entrañas del Pentágono o la Agencia de Seguridad Nacional. Fue aprehendido en un campo de maíz. ¿Por qué? Debido a que estaba robando muestras de maíz estadounidense genéticamente modificado y resistente a plagas para llevarse a China para que el gobierno comunista pudiera aplicar ingeniería inversa a la propiedad intelectual que se había desarrollado a costa de quién sabe cuántos millones de dólares aquí en Estados Unidos.

No. 1, tenemos que contrarrestar la subversión, el robo de nuestra propiedad intelectual, el trabajo de los Institutos Confucio en América, que están canalizando mensajes anti-occidentales.

Luego, además de eso, la segunda canasta es lo que hace el presidente en el dominio abierto, en el dominio de la diplomacia pública. Tenemos que enviar un mensaje muy claro a las empresas estadounidenses.

Solo internalicemos una cosa. La compañía de procesamiento de información más poderosa del mundo, Google, a cambio de suculentas ganancias no tiene ningún problema en ayudar al gobierno comunista chino a censurar la información a su propia población. Hay una palabra muy, muy seria para denominar eso que comienza con una T, que en una época anterior habríamos usado contra cualquier compañía que apoye las dictaduras que desean socavarnos.

Tenemos que construir, con The Heritage Foundation y todos los demás, una campaña de información que eduque a los estadounidenses sobre el comunismo. El 9 de noviembre de 1989, el Muro de Berlín pudo haber caído, pero el comunismo no está muerto.

Montalbano: Ciertamente no lo está. El presidente Trump ha tenido tantos éxitos en política exterior. ¿Cuál de ellos cree usted que han hecho Estados Unidos más seguro?

Gorka: Trump ha adoptado el 64 por ciento de las 360 recomendaciones conservadoras de políticas en el “Mandato para el liderazgo” de Heritage.

Déjeme decirle lo que es más importante para mí. Porque en realidad hay algunas fotografías en el libro de mi época en la Casa Blanca y una de ellas realmente, para mí, es muy personal. Es de la que estoy más orgulloso, más allá de ser el estratega del presidente.

Me colé en la parte de atrás del Jardín de Rosas para ver al presidente hacer su anuncio sobre nuestra salida de los acuerdos climáticos de París. Para mí, ese fue un momento seminal. No se trata de armas nucleares. No se trata de construir un muro, pero el peso espiritual y filosófico de ese momento no se puede subestimar.

Cuando el presidente dijo en ese discurso: “Fui elegido por los ciudadanos de Pittsburgh para ser su presidente, no los ciudadanos de París”, por eso Donald Trump ganó las elecciones.

A la gente se le escapa. Incluso a los comentaristas conservadores se les escapa. Hay una base en todo lo que el presidente hizo en su campaña y en todo lo que hace como comandante en jefe.

La base filosófica es la soberanía nacional. Es el concepto de que la soberanía nacional es buena, ya sea construir la frontera, aplastar a ISIS, revitalizar nuestras relaciones comerciales y reconstruir la OTAN.

La soberanía nacional no solo es buena, también es saludable para una nación, y Donald Trump lo está haciendo. Dondequiera que mire, él está reconstruyendo la soberanía nacional.

Bluey: El fundador de Heritage, Ed Feulner, estuvo allí y muchos otros han relatado otras historias similares a las suyas.

Gorka: Y permítanme decir que me uní al equipo de transición antes de ganar la elección. Es un sistema peculiar. No sé si los oyentes están familiarizados, pero a los últimos dos candidatos antes de una elección se les otorgan oficinas federales a pocas cuadras de la Casa Blanca para formar su equipo de transición.

Así que Hillary Clinton estaba en un piso y nosotros estábamos en el otro, y fue muy agradable, muy tranquilizador el primer día que entramos en las oficinas de transición, creo que fue en octubre, ver al Dr. Feulner sentado en uno de los cubículos. Eso nos hizo sentir mucho, mucho mejor.

Bluey: Va al corazón de mi pregunta. Quería que llevases a nuestros oyentes a tu primer encuentro con Donald Trump y a dónde te llevó ese viaje.

Gorka: En realidad escribí la mayor parte de este libro antes de unirme a la administración, pero quise destacar en un capítulo final “Cómo un chico del oeste de Londres terminó en el ala oeste”. Es una historia estadounidense.

Me encontré, el día después de la… No bebo, así que no tuve resaca. Entonces, el sábado 21 de enero, a las 8 am, estaba caminando por la Casa Blanca. Un tipo con un acento divertido que camina solo por la Casa Blanca, solo en Estados Unidos. Pero ¿cómo llegué allí?

Verano de 2015, soy profesor. Tengo la cátedra de teoría militar en la Marine Corps University en Quantico. Me encantan mis marines. Recibí una llamada de un tipo llamado Corey Lewandowski. Nunca escuché de él. No sabía quién era.

Y dijo: “Trabajo para Donald Trump, candidato -el entonces candidato Trump- se está preparando para el debate del Partido Republicano sobre la seguridad nacional y está buscando a alguien que lo asesore en temas de seguridad nacional. ¿Vendrías a Nueva York?”.

Nunca había hecho algo así antes en mi vida. Pasé la mayor parte de mi carrera trabajando con el ejército y el FBI en temas de contraterrorismo, y dije: “Claro”.

Así que volé a Nueva York unos días después, fui a la Trump Tower, a la oficina privada del futuro presidente y me senté tan cerca de él como de ti ahora, solos yo y Donald Trump, y en la esquina, Corey. Nunca nos habíamos visto antes y tuvimos una discusión increíble, amplia, de cielo azul durante unos 40 minutos.

Era la seguridad nacional, pero pasamos de la Guerra Civil a las armas nucleares, al ISIS, ¿qué te parece? Luego, a mitad de camino, el clásico Trump, detiene la conversación, se vuelve hacia Corey y dice: “Me gusta este tipo. Contratémoslo”. Solo Donald Trump por excelencia. Él ve algo, toma una decisión.

Firmé mi acuerdo de confidencialidad, que de hecho cumplo, a diferencia de otras personas, y luego comencé a escribirle algunos documentos de política para los debates, llegué a conocer al general Michael Flynn un poco a medida que avanzaba la campaña y luego me invitaron al equipo de transición para el Consejo de Seguridad Nacional.

En la última semana, literalmente, creo que pasaron cuatro días antes de la inauguración, un tipo que me conocía, llamado Steve Bannon, se acercó y me sacó del equipo de transición del NSC y dijo: “Vienes a trabajar para mí”. Soy el principal estratega del presidente, y tú serás el estratega del presidente”. Así que es un cuento estadounidense.

Montalbano: Y qué viaje ha sido. Me encantan todas las fotos del libro.

Gorka: gracias.

Montalbano: El apoyo al socialismo parece estar creciendo en América. ¿Cuál es tu mensaje a quienes lo abrazan, especialmente a los jóvenes?

Gorka: Como hijo de personas que sufrieron bajo el fascismo y luego el comunismo, para mí es realmente irritante. Es difícil de internalizar cuando la Fundación de Víctimas del Comunismo hace una encuesta y el resultado es que encuentran que al 42 por ciento de los millennials les gustaría vivir en una América socialista o comunista. Es difícil. Quiero decir, mi padre fue torturado por los comunistas.

Entonces, ¿cuál es mi mensaje? Mi mensaje es el juez Brett Kavanaugh. Hay un momento en su testimonio ante la Cámara de Representantes luego de que fue acusado de crímenes atroces, del que claramente era inocente donde dice, claramente un hombre justo, un hombre piadoso, mira a los senadores que están tratando de destruirlo, -como Whittaker Chambers, muchos, muchos años antes de él, sobre los que escribo en el libro- y les dice: “No me importa en qué sentido voten. No me importa lo que pase, pero no voy a permitir que se salgan con la suya”.

Ese es mi mensaje, ya sea el capítulo local de Turning Point USA, ya sea un suscriptor de Heritage, ya sea un miembro de Hillsdale que asiste a una escuela de posgrado en algún tipo de colmena de locura liberal. Nunca te rindas y nunca dejes que sus mentiras minen tu confianza en la nación.

Voy a hablar de mi experiencia personal. Así que estoy en la Casa Blanca, soy diputado del presidente y entiendo que voy a ser atacado. Es política, soy un representante de Donald Trump y un representante de Bannon, así que me atacarán.

Pero cuando son 42 ataques de un periodista en tres meses, cuando comienzan a atacar a mis hijos, cuando comienzan a atacar a mi esposa, la reputación de mi madre muerta, te das cuenta de que las cosas se ponen pesadas. Digamos que las cosas se ponen pesadas. Tienes una pequeña crisis de “¿merece la pena por ese sueldo masivo?” ¿Verdad? Ese cheque masivo del gobierno.

Me di cuenta de una cosa muy simple. No estoy colgando por mis muñecas del techo de una cámara de tortura en un sótano en Budapest como sí estuvo mi padre. Son solo palabras. Así que tráelo, Huff Po. Tráelo, Daily Beast. No vas a ganar. Nunca me rendiré.

Tengo cuatro historias en el libro de héroes estadounidenses, y la lección de cada uno de ellos es que nunca te rindes porque lo que está en juego es demasiado importante. Esta nación fue la única nación, todavía es la única nación, fundada en los principios de derechos individuales y libertad y tenemos que luchar por ellos todos los días.

Bluey: Gracias por compartir eso. La otra cosa que quiero que nuestros oyentes sepan es que ha estado hablando sobre este tema y otros a las audiencias de Heritage Foundation en todo el país, y le agradecemos que comparta esas historias personales con ellos. Los comentarios que hemos recibido han sido abrumadoramente positivos.

Gorka: Eso es muy amable de tu parte. Me ha encantado trabajar con Ed Feulner antes de que él renunciara. Estoy increíblemente emocionado por la comprensión de Kay James de que el socialismo no es un capítulo en la historia. El socialismo es hoy una amenaza para Estados Unidos. Entonces, donde sea que pueda hablar sobre eso, el día del club del presidente o cualquier otro lugar, y correr la voz, es un honor para mí. Gracias, Kay, gracias Ed, gracias chicos.

Bluey: Usted mencionó al juez Kavanaugh en su respuesta a mi anterior pregunta. Ha dicho que esto ha creado una versión 2.0 del Partido Republicano. ¿Qué quiere decir con eso?

Gorka: Nunca pensé -¿alguno de nosotros pensaba que el senador Lindsey Graham le enseñaría al Partido Republicano cómo ser hombres?- Nunca pensé que diría estas palabras. Les contaré la prueba de lo que quiero decir con GOP 2.0.

La audiencia de Kavanaugh fue increíble. Aún más importante fue, creo, el sábado después de su confirmación, cuando el presidente, frente a las cámaras del mundo, frente a miles de millones de personas, junto a Kavanaugh, junto a su familia, desde la Casa Blanca, declaró que este hombre es inocente. Era lo correcto. Eso era justo lo que había que hacer.

Pero desde el punto de vista político, el momento crucial es la conferencia de prensa del Partido Republicano el viernes anterior a la fecha en que los miembros principales del comité judicial concluyeron los acontecimientos.

Mira ese video de nuevo. Mira al senador Chuck Grassley. Mira a todos los demás. Nunca he visto ese nivel de enojo entre los políticos republicanos más importantes de Estados Unidos. Creo que algo cambió. Creo que en política es habitual pensar: “Oye, no importa si tienen una D detrás de su nombre o una R detrás de su nombre. Todos pertenecen al club de la élite”. Creo que algo se rompió.

El comportamiento de los demócratas en esas audiencias, cuando hay personas como la senadora Dianne Feinstein, que tuvo un agente de inteligencia chino en su nómina durante 20 años. Hay personas como el senador Cory Booker, que en realidad admitió [haber manoseado] a alguien en la escuela secundaria. Tienes a la senadora Kamala Harris, quien construyó su carrera política en relaciones cuestionables; dejémoslo así.

Esas personas juzgan a un hombre que -esto no es un insulto- es literalmente un Boy Scout adulto, es un voluntario de la iglesia, un entrenador voluntario, es el juez federal más citado en la historia de la Corte Suprema en la era moderna. ¿Y lo van a juzgar?

Creo que para el Partido Republicano, creo que las escamas cayeron de sus ojos. Creo que vamos a ver un nuevo GOP (Buen Viejo Partido por sus siglas en inglés) evolucionado de ese Rip Van Winkle (personaje de un relato de Washington Irving que duerme durante 20 años en una cueva y cuando despierta Estados Unidos ya se ha independizado de la corona británica) saliendo de la cueva.

Montalbano: He tenido la oportunidad de viajar a varias reuniones de Trump en las últimas semanas. Puedo decirle de primera mano que la gente está enojada. Están molestos por lo que pasó con el juez Kavanaugh.

Usted emigró aquí legalmente. ¿Qué opina sobre la batalla actual sobre la caravana, la ciudadanía por nacimiento y la inmigración en general?

Gorka: Creo que hay dos temas masivos que no tocamos, el tercero avanza en DC. Uno de ellos es el déficit y el presupuesto. Nadie quiere resolver eso.

El otro es 30, 40 años de un sistema de inmigración defectuoso, un sistema de inmigración totalmente defectuoso. Todo el concepto de la cadena de migración.

En este momento, y no tome mi palabra como muestra. Vaya online, búsquelo. Hay fábricas de bebés en la Florida. Hay compañías que simplemente brindan oportunidades para que las personas de Medio Oriente, Rusia u otros lugares vengan embarazadas, tengan a su bebé y luego usen la ciudadanía de ese bebé como ancla para legalizar la inmigración del resto de su familia a Estados Unidos.

No me importa por quién vota, ¿alguien realmente cree que eso es lo que querían los Padres Fundadores con las enmiendas a la Constitución? De lo que estamos hablando hoy es de una enmienda que fue diseñada para hacer qué. Para detener, seamos precisos, para que los demócratas no pudieran negar a los esclavos libres y a sus hijos la ciudadanía. Esa es la verdadera historia.

No intentemos ceder a la propaganda. No tiene nada que ver con las personas que buscan asilo de otros países, y como inmigrante, un inmigrante legal a Estados Unidos, por mis padres que fueron refugiados, esto es personal para mí.

Olvídalo por un segundo. Mira la ley. En el derecho internacional, si realmente eres perseguido y quieres asilo, si sales del país en el que eres perseguido, ¿qué se supone que debes hacer? Se supone que debes solicitar asilo en el primer país al que llegues.

Entonces, ¿qué están haciendo? ¿Están caminando qué? 3.200 kilómetros, 5.000 kilómetros para llegar a América. Bueno, ¿y México? ¿Qué pasa con todos los demás países que cruzan? Sales de Honduras, sales de El Salvador, si realmente lo eres, si no eres un inmigrante económico, si eres perseguido políticamente, se supone que debes detenerte donde estás y solicitar el estado de asilo. Ninguno de ellos lo es. ¿Qué te dice eso?

Bluey: Sebastian, esta fue una gran entrevista. Agradecemos tu presencia en el podcast de Daily Signal.

Gorka: Es un placer. Gracias chicos. Síganme @SebGorka. Dios los bendiga.

Bluey: Una vez más, el libro se llama “Por qué luchamos”. Gracias.

Rob Bluey y Ginny Montalbano

Este artículo fue publicado en The Daily Signal.

La mayor amenaza para Estados Unidos y qué está haciendo Trump al respecto
5 (100%) 1 voto

Compartir

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds