El senador Marco Rubio dijo el lunes que el régimen del presidente venezolano Nicolás Maduro no es un gobierno legítimo, sino una “empresa criminal”.

Rubio, republicano de Florida, hablando en The Heritage Foundation, se refirió a la crisis en la nación sudamericana, señalando que otros 50 países se han unido a Estados Unidos para reconocer al líder de la oposición Juan Guaido como su presidente en funciones, incluso mientras Maduro, el dictador, se aferra al poder.

No hay “ningún Plan B”, dijo Rubio, presidente de la subcomisión del Hemisferio Occidental de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, y agregó que Maduro debe irse.

“Este proceso en el que estamos es irreversible. Ninguno de estos países va a volver”, dijo Rubio en el evento, también patrocinado por el Instituto Republicano Internacional. “No hay forma de que 50 países te vuelvan a reconocer después de lo que ha pasado.”

En cuanto al siguiente paso, dijo Rubio, es un error ver esto como una acción de Estados Unidos, cuando se trata de un esfuerzo internacional. Los más activos en ese sentido han sido Canadá y las naciones centroamericanas, agregó.

“Mis prioridades No. 1 y No. 2 son llevar alimentos y medicinas a las personas que están muriendo de hambre, a los bebés que están muriendo en los hospitales, a las personas que están esperando medicamentos y antivirales para el VIH, que si no los reciben, morirán. Eso está siendo bloqueado”, dijo Rubio. “La segunda [prioridad] es seguir buscando formas de apoyar al gobierno legítimo”.

El régimen de Maduro está utilizando a los militares para bloquear la ayuda humanitaria a los ciudadanos venezolanos, utilizando alimentos y medicinas como palanca sobre la población. Eso viola el derecho internacional, dijo el republicano de Florida.

Maduro comenzó su segundo mandato en enero, después de unas controvertidas elecciones llenas de acusaciones de fraude. La Asamblea Nacional de Venezuela invocó el artículo 233 de la Constitución del país para declarar a Maduro ilegítimo, y Guaido, como jefe de la asamblea electa, se levantó para llenar el vacío.

Maduro formó parte del gobierno del ya fallecido dictador Hugo Chávez, a quien sucedió después de su muerte a principios de 2013.

Rubio dijo que el grado de robo por parte del régimen de Maduro en términos de saqueo del tesoro público es casi inigualable en los tiempos modernos. Pero señaló que una solución imperfecta de dejar que muchos de esos ladrones -incluyendo a Maduro y sus aliados más cercanos- escapen con ganancias mal obtenidas podría ser necesaria para una transición pacífica. El Floridano advirtió que eso no siempre será una opción.

“Nadie es más idealista sobre estas cosas que yo, pero también entiendo que a veces en la historia de la humanidad, uno se ve obligado a elegir entre dos opciones menos que ideales”, dijo.

“Hay que tomar la menos mala, y en este caso en particular, si el precio de evitar un baño de sangre, o una guerra civil, o un sufrimiento continuo es que un puñado de personas realmente malas que robaron mucho dinero se muden a otro lugar y vivan, eso es ciertamente preferible a un baño de sangre”, dijo Rubio, y agregó:

Pero esa es una oportunidad que tienen que aprovechar con acciones concretas. Es una rampa de salida que no existe para siempre. Lo contrario es cierto. Es decir, si no toma esa rampa de salida, sabemos dónde están sus activos.

Sabemos dónde has robado y puesto el dinero, y no lo tendrás si sigues con Maduro. Además de todos los otros desafíos que va a enfrentar, su familia va a enfrentar la pérdida de todos esos activos para las generaciones futuras.

Eso es lo que espero: que algún día nos despertemos y descubramos que algunos líderes militares han reconocido al gobierno legítimo, y que Maduro está en un avión a alguna parte.

En dos casos, Rubio logró risas al ilustrar los problemas a los que se enfrentan los venezolanos.

“La reconstrucción de su red eléctrica por sí sola puede costar hasta 50.000 millones de dólares”, dijo Rubio. “El otro día, Maduro estaba dando una conferencia de prensa en su palacio. Dijo: ‘No hay crisis en Venezuela’, y se apagaron las luces”.

Dijo que Maduro y sus asociados “parecen refrigeradores” en un país donde la mayor parte del resto de la población se muere de hambre.

“Piénsese, nunca ha habido una desconexión tan grande entre una población hambrienta y estos futuros pacientes cardiacos con sobrepeso”, aseguró Rubio.

Fred Lucas

Este artículo fue originalmente  publicado en The Daily Signal.

Ir a la portada de BLes

Categorías: Opinión

Video Destacados