Este artículo es la continuación de la primera parte: El nuevo orden mundial: las revelaciones del misterioso “Q”.

(Redacción Bles) En 2016, el ex espía británico Christopher Steele, un confiable colaborador del FBI en investigaciones previas, compiló un dossier que había sido encargado por la firma de investigación privada Fusion GPS para investigar los vínculos comerciales de Trump con Rusia. El trabajo de Fusion fue financiado en ese momento por un abogado que representó la campaña presidencial de Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata.

Al respecto, el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Devin Nunes, y sus colegas republicanos, comenzaron sus investigaciones y finalizaron con un memorándum de 4 páginas que fue difundida públicamente el pasado 2 de febrero, donde exponen, entre otros puntos, que el FBI no manejó correctamente una solicitud de una orden para vigilar a un asesor de campaña de Trump.

Foto: La Gran Época.

El memorándum afirma que altos funcionarios del Departamento de Justicia abusaron de un programa secreto de vigilancia, comúnmente conocido como FISA (Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera), usándolo para apuntar al entonces candidato presidencial Donald Trump. Las irregularidades planteadas son tales que algunos republicanos aseguran que deberían conducir al despido de altos funcionarios de las dependencias mencionadas.

Nunes insinuó el viernes pasado que se podrían publicar memorandos adicionales en base a la investigación del comité sobre presuntos abusos en las órdenes de detención de FISA. Estos podrían involucrar al Departamento de Estado.

¿Existe un plan contra Trump?

Vista panorámica del Congreso de EE.UU., en Washington, el 21 de enero de 2018. (AP Photo/J. David Ake, File)

Detrás de lo que informan los medios principales, se está difundiendo una conspiración en contra de Trump. Es interesante citar nuevamente a Q, en este caso con una publicación del 21 de enero. En el mensaje revela la existencia de un elaborado arreglo de demócratas y otros individuos, grupos políticos, religiosos, económicos, de seguridad, financieros y comerciales, americanos e internacionales, llamado ‘El plan para destruir Estados Unidos en 16 años’.

A continuación, algunos de los puntos que Q mencionó ese día:

# El memo restablece la autoridad de Sessions*

# Demuestra una colusión en los niveles más altos del poder.

# Corrobora que la administración de Obama utilizó las comunidades de inteligencia para garantizar una victoria demócrata.

# Los demócratas proporcionan información falsa a los jueces de FISA para obtener órdenes judiciales.

# Los demócratas estaban seguros de que ganarían, nunca pensaron que iban a perder.

* Jeff Sessions, actual Fiscal General de los Estados Unidos desde 2017, elegido por Trump.

-También le puede interesar: El nuevo orden mundial: las revelaciones del misterioso “Q” (1ra parte).

Q continúa su secuencia de mensajes exponiendo algunos items de ‘El plan para destruir Estados Unidos en 16 años’:

“Hussein” – Barack Obama (8 años)

El expresidente de Estados Unidos Barack Obama habla durante una conferencia en París, Francia, el 2 de diciembre de 2017.

# Instalar agentes corruptos.

# Filtrar inteligencia clasificada y actividades militares.

# Cortar fondos para los militares.

# Alejar a los generales (militares).

# Lanzar la eliminación de los chicos buenos (purgas internas).

# Debilitar la base conservadora en el IRS y MSM (Main Stream Media –Principales medios de comunicación).

# Abrir las fronteras (inundación de inmigrantes: D gana). Financiar e instalar MS13 / ISIS (miedo, eligir blancos / eliminar, activos nacionales, etc.).

# Ojo ciego a las armas nucleares de Corea del Norte.

# Ojo ciego al financiamiento y abastecimiento de Irán/Corea del Norte.

# Manipular la Corte Suprema (AS 187*) para financiar y proveer de uranio a Irán y Corea del Norte. Disminuir la capacidad de influencia de los EE.UU.

# Eliminar a la NASA; prevenir dominación del espacio; desordenar satélites; instalar armas de destrucción masiva.

# Hacer que el país quede incapacitado, impotente e indefenso.

Hillary Clinton (8 años)

# Tercera Guerra Mundial (muertes y armas reales / guerra falsa y controlada / control de la población / llenar bolsillo con billones).

# Eliminar opositores dentro del gobierno y en el sector militar.

# Arruinar la economía (generar muertes por hambre y necesidad / esclavizar).

# Abrir fronteras.

# Cambiar la Constitución.

# Prohibir la venta de armas (eliminar la Segunda Enmienda).

# Instalar personas del propio equipo en los cargos de la Corte Suprema para garantizar victorias legales en todos los ámbitos (“AS 187”).

# Remover el colegio electoral (los votos populares son más fáciles de manipular, votos ilegales / máquinas de Soro**).

# Limitar / eliminar fondos militares.

# Cerrar bases militares estadounidenses en todo el mundo (comenzando por Alemania).

# Destruir los principales medios de comunicación opositores / otras fuentes de noticias (censurar fuertemente Twitter).

# Pura maldad.

# Mantener a la población ciega / tonta / estúpida.

# Lucha, lucha, lucha.

* Gregory Scalia fue un juez asociado –conservador- de la Corte Suprema de los Estados Unidos desde 1986 hasta su muerte en 2016. Se rumorea que su deceso fue montado. ¿”AS 187″ es un código para asesinar?

** Hay un rumor que afirma que el financista internacional George Soros proveyó máquinas de votación adulteradas para favorecer a Hillary Clinton en las elecciones presidenciales.

Obama ya dio el primer paso para cumplir sus tareas de 8 años

Si bien esta información que detalló Q puede sorprender, en realidad Obama ya ha cumplido muchas de sus tareas en sus 8 años de gobierno y ha dado muchos pasos en ese sentido con posiciones radicales, por ejemplo en el tema del aborto.

Aun antes de convertirse en presidente, el entonces senador por el estado de Illinois votó varias veces en contra de la Ley de Protección de Infantes Nacidos Vivos, que obliga a los abortistas a brindar cuidados que garanticen las vidas de los bebés que sobrevivieron al aborto.

Estando ya en la Casa Blanca, uno de sus primeros actos fue derogar la “política de la Ciudad de México”, que prohibía que los impuestos vayan a organizaciones internacionales que realizan abortos. Unos meses más tarde firmó una orden ejecutiva que permitió que los impuestos financiaran investigaciones sobre células madre embrionarias.

A menos de un mes de asumir el cargo, Obama comenzó el proceso para quitar los derechos de conciencia de los profesionales de la salud, para que estos sean obligados a realizar abortos (aun si no lo quisieran).

También nominó a Kathleen Sebelius, entonces gobernadora de Kansas, para el puesto de secretaria de Salud y Servicios Humanos. Sebelius es pro-abortista: vetó un proyecto de ley que restringe los abortos tardíos, incluso fetos o bebés ya formados de 9 meses de gestación.

Y todo eso fue solo en los primeros meses de la presidencia de Obama. Luego pasó a presionar la implementación del denominado Obamacare, que obliga a los contribuyentes a financiar el aborto.

Mientras tanto, el gigante Planned Parenthood recibía una cantidad asombrosa de dinero que le permitió aumentar dramáticamente su participación en el mercado del aborto (sus clínicas hacían el 15 por ciento de los abortos en el año 2000, pero en 2011 alcanzaban el 32 por ciento de las intervenciones).

Bajo Obama, Estados Unidos se convirtió en el mayor financista mundial de servicios de planificación familiar (abortos).

Por su parte, Trump, poco después de asumir como presidente, emitió una orden clara a las organizaciones sin fines de lucro: dejar de llevar a cabo abortos o proveer cualquier información sobre estas prácticas. De lo contrario, no recibirán más dinero del Estado.

La medida de Trump desencadenó inmediatamente numerosas denuncias de los grupos de planificación familiar y sus aliados demócratas.

Otras acciones de Obama fueron: legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo e implementar demandas de la comunidad LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) en todos los lugares -por ejemplo en escuelas. El mandatario demócrata también apoyó todos los experimentos sobre el cuerpo humano, la clonación y la manipulación de genes.

Obama se dedicó también a debilitar el sector militar, cortando fondos, alejando a muchos oficiales de alto rango y abriendo las fuerzas armadas a todas las personas LGTB.

La oscuridad de las élites que ‘dominan’ el mundo

Hay muchísimos rumores, no solo en relación con la corrupción y el lavado de dinero, sino también sobre el secuestro y tráfico de niños, abusos sexuales de menores, el satanismo, e Illuminatis vinculados a elites del gobierno, a la Fundación Clinton, y a grandes empresas durante la administración de Obama y en las campañas de Hillary.

Las actividades involucran a presidentes, vicepresidentes, funcionarios e incluso miembros del Partido Republicano. Se trata de un enorme grupo conspirativo que se ha infiltrado en todas las áreas desde hace largo tiempo.

En ese marco -y en realidad desde hace siglos-, han ocurrido diferentes (y dudosos) asesinatos de personas que tenían información, que sabían demasiado o que no querían pertenecer a este grupo.

Muchas grandes organizaciones como las Naciones Unidas, la UNESCO, el Consejo de Relaciones Exteriores y renombradas empresas multinacionales están relacionadas con las políticas eugenésicas y la despoblación, impulsando vacunas, alimentos venenosos, el control del clima, etc.

Están involucrados nombres de personas reconocidas y grandes inversores, como el cofundador de Microsoft, Bill Gates.

En esta gigantesca red de poder aparecen los nombres de las familias Soros, Rockefeller, Rothschild, la Familia Real Británica, otras familias reales europeas, el Vaticano y el Papa, Kissinger y muchos otros líderes (en actividad, retirados o muertos) de altas jerarquías políticas, económicas y académicas de diferentes países.

Muchas de estas personas del más alto nivel en la escala social –aunque no lo han reconocido- tienen firmes ideas comunistas o izquierdistas, que propugnan la implementación de un gobierno mundial y una única religión para todos los seres humanos.

El 21 de enero pasado, Q posteó el siguiente enlace sin ningún comentario (esta es su práctica habitual, arrojar evidencia sin información adicional para que los lectores saquen sus propias conclusiones):

# https://www.judicialwatch.org/blog/2015/06/communism-in-jarretts-family/ #

Se trata de los archivos del FBI sobre Valerie Jarrett, asesora superior de Obama. El documento, llamado “El comunismo de la familia de Valerie Jarret“, menciona que tanto su abuelo como su suegro fueron comunistas extremadamente activos en Estados Unidos. De hecho, tenían mucha influencia en Chicago, donde el ex presidente demócrata comenzó su carrera política.

Ese enlace que publicó Q no tenía explicaciones ni pistas. Lo mismo ocurrió, hace unos días, cuando Q posteó una serie de fotos -sin comentarios ni pistas- de personas que estarían implicadas en la mencionada conspiración internacional.

 

 

De izquierda a derecha. Arriba: el magnate Ted Turner, el abogado William Henry Gates II (padre de Bill, el cofundador de Microsoft), el financista George Soros y el empresario David Rockefeller. Abajo: la cazatalentos de Hollywood Irene Diamond, la filántropa Brooke Astor y la filántropa Leonore Annenberg.
El Papa Francisco besando la mano de una persona que algunos seguidores de Q identifican como un miembro de la familia Rockefeller.
Barack Obama (centro). A la derecha de la foto, sentado, de camisa azul, se ve al financista George Soros.
El magnate George Soros (izquierda) y el senador republicano John McCain (derecha).

Solo había una fotografía vieja en blanco y negro tomada en 1959 en China con Mao Zedong. ¿Por qué la publicó Q? En la imagen hay dos occidentales: la autora y periodista estadounidense, Anna Louise Strong, y el sociólogo, historiador, autor y defensor de los derechos civiles, W.E.B. Dubois.

La autora y periodista estadounidense, Anna Louise Strong (tercera a la izquierda), y el sociólogo, historiador y defensor de los derechos civiles, W.E.B. Dubois (segundo a la derecha), junto al dictador comunista chino, Mao Zedong (centro).

Nacido en Massachusetts, EE.UU., en 1868, Dubois fue un gran defensor de los activistas negros, y a pesar de que una vez dijo que no era comunista, defendió el socialismo y estuvo de acuerdo con los regímenes comunistas en Rusia y China; de hecho visitó dos veces el país asiático. Después de toda una vida como activista, en sus últimos años se convirtió en ciudadano de Ghana y falleció en ese país en 1963.

Anna Louise Strong nació en Nebraska, EE.UU., pocos años después de Dubois, en 1885. Fue una periodista, autora y viajera mundial con interés en las revoluciones de esa época. Por eso, en su búsqueda por encontrar el socialismo, Strong visitó la Unión Soviética, donde se estableció desde 1921 hasta 1940.

Strong también se convirtió en uno de los primeros periodistas en cubrir la revolución comunista en China. Visitó el país asiático por primera vez en 1925 y regresó frecuentemente hasta 1947. Durante sus visitas a Beijing, fue muy bien recibida por los líderes comunistas chinos, como Chou En-lai y Mao Tse-tung. Murió en Beijing, China, en 1970.

La publicación de esta foto puede insinuar una conexión del Partido Comunista Chino con Valeri Jarrett. Jarrett es abogada de Chicago y -según información documentada- fue confidente de Obama por mucho tiempo. Ella es conocida por su línea política de extremista liberal y tiene conexiones con grupos comunistas y extremistas, y la Hermandad Musulmana. Ella tuvo un inmenso poder en la Casa Blanca bajo la administración Obama.

(Foto de archivo) Barack Obama y Valerie Jarrett.

Su padre, su abuelo materno y su suegro eran comunistas bajo investigación del gobierno de EE. UU.

El padre de Jarrett, el Dr. James Bowman, era patólogo y genetista. Él tenía vínculos extensos con asociaciones e individuos comunistas y fue muy activo.

El mensaje de la foto podría insinuar que el abuelo y el suegro de Valerie Jarrett, y ella misma, están relacionados o influenciados por la ideología comunista o la doctrina de Dubois y Strong. En otras palabras, Obama también tiene una ideología comunista.

Lea la tercera parte: “El nuevo orden mundial: El paso final y la revelación de la verdad

Lea: La compilación completa de “El nuevo orden mundial”.

Share

Video Destacados