Redacción BLes – Los patinetes eléctricos han invadido tan rápidamente las calles de las ciudades de toda España que la policía ha empezado a aplicar sanciones para intentar controlar este masivo tráfico rodado que pone en peligro la integridad de los peatones, en un intento de ganar tiempo mientras los ayuntamientos tratan de subsanar los numerosos vacíos legales.

En Valladolid, provincia situada al noroeste de la península ibérica, los agentes de las fuerzas del orden han impuesto la primera multa a un usuario de uno de estos nuevos medios motorizados de locomoción tras acusarlo por conducción temeraria, informó 20 minutos.

El joven vallisoletano tendrá que hacer frente a una multa de 1.000 euros, 500 euros por circular a gran velocidad por una acera llevando a una segunda persona a bordo y otros 500 euros por carecer de matrícula ya que, según la normativa vigente, todo vehículo que sobrepase los 50 kilómetros por hora debe poseer una.

Las autoridades interceptaron y confiscaron el patinete eléctrico en el céntrico Paseo de Zorrilla, tras el “requerimiento de varias personas que estuvieron a punto de ser atropelladas”, declaró José Bravo, oficial de la policía municipal de Valladolid a Antena 3, dando a entender que existía un riesgo para los peatones.

Operarios de la grúa procedieron a la retirada posterior del vehículo, del cual se confirmó que podía llegar a alcanzar los 70 kilómetros por hora. 

Este tipo de medios de locomoción, que se encuadran dentro de los llamados Vehículos de Movilidad Personal (VMP) junto a las bicicletas, tienen prohibido circular por la acera y llevar pasajeros, de acuerdo a lo dictado por el artículo 121.4 del Reglamento General de Circulación, de aplicación en todo el territorio español.

Por otro lado, se espera que en este mes 10 nuevas empresas lancen al mercado sus servicios de alquiler de patinete compartido a lo largo y ancho de la geografía española.

Vacíos legales

Cabe destacar que, en última instancia, son las autoridades locales las que deben regular el uso de los VMP, ofreciendo soluciones a los enormes vacíos legales que subsisten en torno a estos dispositivos móviles. 

En este aspecto, Barcelona ha sido la pionera en la implementación de regulaciones de movilidad, decretando el uso obligatorio del casco de protección y estableciendo la edad mínima de 16 años para la conducción, así como la prohibición de circular por calles o calzadas normales, señaló la revista especializada Soy Motor. 

Además, la ciudad condal, redujo la velocidad máxima a 10 kilómetros por hora en calles peatonales, parques y carriles bici situados en las aceras, y a 30 kilómetros por hora en los carriles bici sitos en las calzadas.

El ayuntamiento de Valladolid se ha sumado a los de Bilbao, Málaga, Granada, Sevilla o Zaragoza que también planean hacer lo propio, mientras que Valencia ha prohibido definitivamente los patinetes de alquiler y desarrolla una normativa exclusiva para los privados.

Madrid, capital de España, desarrolló una legislación clasificando los VMP en función de la altura y de los ángulos peligrosos que puedan causar daños en caso de atropello, como se detalla a continuación:

Primera multa a un patinete eléctrico en España
5 (100%) 1 voto
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds