Compartir

Artículo publicado originalmente por BLes.com el 26 de marzo de 2018

(Redacción Bles) A pesar de las evidentes intenciones de las élites por buscar un lugar seguro en sus propios países (o cerca de ellos), ha salido a la luz que en los últimos años los grandes magnates del mundo han estado adquiriendo enormes extensiones de tierra en Nueva Zelanda.

De hecho, ya en el año 2012, el director hollywoodense James Cameron había anunciado su decisión de dejar EE.UU. y trasladarse con toda su familia a una granja de 1.067 hectáreas en el país oceánico.

Pero ¿por qué los ricos del mundo eligen este lugar? ¿Es por su belleza natural, por encontrarse ‘en el medio de la nada’ o hay otras razones?

Nueva Zelanda tiene aproximadamente la misma superficie que el Reino Unido, pero cuenta con solo 4,4 millones de habitantes (frente a los 65 millones del país europeo).

Este archipiélago alejado del mundo al parecer ofrece todas las seguridades y lujos modernos, pero a miles de kilómetros de distancia de cualquier país que pudiera implosionar en el caos (se encuentra a 18.762 kilómetros del Reino Unido y a 12.542 kilómetros de Estados Unidos), mientras que su vecino más cercano, Fiji, está a casi 2.600 kilómetros.

Desde hace un tiempo se ofrecen en el mercado neozelandés casas lujosas que vienen con canchas de tenis, piscinas y salas de medios de comunicación – y algunas incluso cuentan con sus propios embarcaderos personales donde una familia puede amarrar su barco.

Pero la cubierta de la torta para aquellos que buscan hacer una escapada rápida viene en forma de helipuertos privados o, mejor aún, su propia pista de aterrizaje.

Imagen ilustrativa.

Asimismo, este país de Oceanía ha sido mencionado por diversos autores como uno de los sitios más seguros del planeta ante la eventual llegada de una oleada catastrófica que afecte a toda la humanidad.

El autor Jim Dobson elaboró un mapa del mundo postapocalíptico –que publicó en la revista Forbes– según el cual Nueva Zelanda sería la única nación del mundo que crecería claramente en tamaño convirtiéndose en una de las zonas más seguras de la Tierra.

Imagen del mapa de Norteamérica de Jim Dobson.
Imagen del mapa de Sudamérica de Jim Dobson.
Imagen de Europa y África en el mapa de Jim Dobson.
Imagen de Asia en el mapa de Jim Dobson.
Imagen de Oceanía en el mapa de Jim Dobson. Según el autor, Nueva Zelanda sería uno de los pocos países que crecería claramente en tamaño ante una catástrofe.

“Gestores de fondos de cobertura de todo el mundo están comprando propiedades con pistas de aterrizaje y granjas en lugares como Nueva Zelanda”, aseguró Robert Johnson, presidente del Instituto de Nuevo Pensamiento Económico, ante el asombro de los participantes del Foro Económico de Davos en 2015.

El economista, quien trabaja con los grandes magnates del mundo, afirmó que este archipiélago de aparente paz y estabilidad es el escogido por las élites para construir sus casas de autosupervivencia.

De hecho, según datos de ‘The New Zealand Herald‘, solo en 2016 más de 3.500 kilómetros cuadrados de terreno del país pasaron a manos de ciudadanos extranjeros.

Este dato viene de la mano de la reforma del marco jurídico en el país oceánico en pos de recibir a refugiados o asilados en los últimos años. Sin lugar a dudas, este podría representar un componente más que atractivo para las élites en caso de que tengan que escapar de sus países de origen.

Justamente, en 2009 Nueva Zelanda aprobó la “Ley de Inmigración” que determina que el país brindará refugio a aquella persona que “debido a fundados temores de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad o pertenencia a determinado grupo social o político se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de dicho país”.

Es decir que en la nación oceánica la persona que teme regresar a su propio país puede pedir al gobierno neozelandés que lo reconozca como refugiado o persona protegida.

Si el solicitante es reconocido como refugiado, puede permanecer en Nueva Zelanda de forma permanente (mediante una visa de residente permanente).

En la actualidad el país tiene abiertas sus fronteras para recibir hasta 750 refugiados cada año.

Los gigantes tecnológicos escapan

Diversas publicaciones se han hecho eco de las intenciones de la élite tecnológica de Silicon Valley de buscar refugio ante el eventual colapso de la civilización. Lo más alarmante es que este pensamiento no es solo de algunos ‘fanáticos del fin del mundo’ sino que, según estima el cofundador de LinkedIn, Reid Hoffman, al menos la mitad de los líderes de este selecto grupo se está preparando para garantizar su supervivencia cuando el status quo se quiebre y llegue una nueva era.

De hecho, esta preparación para los días finales no solo se limita a construir un escondite. En noviembre de 2015, Steve Huffman, cofundador y CEO de la popular red social Reddit, tomó la decisión de someterse a una cirugía ocular con láser para terminar con su miopía. Sin embargo, el multimillonario se sometió al procedimiento no por conveniencia o para mejorar su apariencia, sino por una razón por la que generalmente no habla mucho: espera que mejore sus probabilidades de sobrevivir a un desastre, ya sea natural o provocado por el hombre. Este argumento fue confirmado por el propio Huffman en diálogo con The New Yorker.

“Soy dueño de un par de motocicletas. Tengo un montón de pistolas y munición. Comida. Me imagino que, con eso, puedo esconderme en mi casa por un tiempo”, destaca el creador de Reddit, empresa valuada en unos 600 millones de dólares.

Antonio García Martínez, un ex gerente de productos de Facebook, compró un lote de bosque en una isla al noroeste del Océano Pacífico, al cual equipó con paneles solares, generadores y miles de rondas de municiones.

“Estamos patinando sobre un hielo cultural realmente delgado en este momento”, señala con preocupación García Martínez a la revista New Yorker.

El clima de preocupación que reina en Silicon Valley parece ir más allá de lo anecdótico. Según fuentes del periodista Evan Osnos, los dueños y altos ejecutivos de las tecnológicas intercambian en grupos privados de Facebook consejos sobre máscaras de gas, búnkeres y “lugares seguros”.

Una de las personas, jefe de un grupo de inversión, que participa en esos espacios, reconoce que tiene un helicóptero apto para usar en cualquier momento y un búnker subterráneo con sistema de filtración de aire.

“Muchos de mis amigos tienen armas, motocicletas y monedas de oro. Eso ya no es raro”, afirma.

Imagen ilustrativa.

Tim Chang, director-gerente de Mayfield Fund, una firma de riesgo, junto a su esposa –que está en el rubro tecnológico- asegura que está invirtiendo en bienes inmuebles para usarlos como refugio.

Por su parte, Marvin Liao, un ex ejecutivo de Yahoo que ahora es socio de 500 Startups, una firma de capital de riesgo, asegura que no tiene armas en su posesión pero ha tomado clases de tiro con arco para sobrevivir en una situación caótica.

Reid Hoffman, cofundador de LinkedIn y un inversionista prominente, recuerda que le comentó a un amigo que estaba pensando en visitar Nueva Zelanda. “Oh, ¿vas a obtener un seguro de apocalipsis?”, preguntó el amigo.

Efectivamente, el archipiélago se ha convertido en el refugio favorito en caso de cataclismo.

“Decir que estás ‘comprando una casa en Nueva Zelanda’ es como un guiño, guiño, no hace falta decir nada más. Una vez que hayas hecho el apretón de manos masónico, ellos ya estarán diciendo algo así como: ‘Oh, ya sabes, tengo un broker que vende viejos silos ICBM y están endurecidos nuclearmente, parecen interesantes para vivir allí’”, describe Hoffman.

Imagen ilustrativa. Silos de ICBM en desuso se estarían utilizando para construir búnkers ante un conflicto nuclear.

Hay una realidad indiscutible. Mientras esa minúscula porción de la sociedad se hace cada vez más rica, la mayoría de la población se hunde cada vez más en la pobreza. La brecha se está ampliando exponencialmente.

En diciembre de 2016, la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos publicó un análisis realizado por los economistas Thomas Piketty, Emmanuel Saez y Gabriel Zucman, donde se calcula que la mitad de los adultos estadounidenses ha estado “completamente desconectados del crecimiento económico desde la década de 1970” (momento en que la élite logró finalizar con el patrón oro y comenzar la era del denominado petrodólar).

Según el estudio, aproximadamente 117 millones de personas ganan -en promedio- lo mismo que en 1980, mientras que el ingreso general para el 1 por ciento que se encuentra arriba de la pirámide poblacional casi se ha triplicado. Esa abismal diferencia en territorio americano es comparable a la brecha entre los ingresos promedio en los Estados Unidos y la República Democrática del Congo, destacaron los autores.

En este marco, Nueva Zelanda ofrece seguridad y distancia. En los últimos 6 años, casi un millar de extranjeros han adquirido residencia allí en virtud de programas que imponen ciertos tipos de inversión de al menos un millón de dólares.

El magnate industrial ruso Alexander Abramov gastó unos 34 millones de dólares construyendo cinco casas en lo que solía ser una granja en Helena Bay (a dos horas y media de Auckland), según informa The Sun.

Asimismo, el medio británico destaca que el multimillonario estadounidense William Foley compró el viñedo Te Kairanga en Martinborough, mientras que Tony Malkin (cuyo portafolio familiar incluye el Empire State Building) también tiene una propiedad en el país.

Peter Thiel, cofundador de Paypal y administrador de fondos de inversión, recibió la ciudadanía neozelandesa al tiempo que realizó grandes inversiones inmobiliarias en el país oceánico. Sin embargo, su decisión la mantuvo en secreto hasta que el caso se filtró a los medios en 2017 y tuvo que salir a reconocerlo públicamente.

Sin embargo, el creciente apetito extranjero por la propiedad neozelandesa ha generado una fuerte resistencia por parte de los kiwis. Por ejemplo, la Campaña contra el Control Extranjero de Aotearoa -el nombre maorí de Nueva Zelanda- se opone a la venta de territorios a los extranjeros y particularmente muestra una fuerte resistencia a que el país sirva de refugio de la élite mundial.

El comienzo del final

Foto de Auckland, Nueva Zelanda.

A la luz de los hechos, en los últimos años se ha notado un crecimiento exponencial de la venta de inmensas extensiones de tierra y, a su vez, de búnkers y refugios. Pero, ¿qué podemos esperar?

Ciertamente no es alocado pensar que parte de las élites del mundo –políticos, empresarios, bancarios, etc.- que tiene vínculos estrechos con el denominado Estado profundo, esté buscando dónde refugiarse ante el esfuerzo del presidente Donald Trump y su administración para exponer la corrupción y los crímenes contra la humanidad (como el tráfico de personas –inclusive niños-, la aplicación de prácticas eugenésicas, etc.) llevados a cabo por este ‘poder en las sombras’.

El periodista Mark O’Connell, del periódico inglés The Guardian, cita a un profesional de Queenstown quien –bajo anonimato- le confesó que un “estadounidense rico de centro-izquierda” había comprado tierras en la zona para “disipar sus miedos apocalípticos”.

Días atrás, Rex Tillerson, exsecretario de Estado, luego de ser echado por Trump, viajó a Kenia, país africano del que tiene descendencia Barack Obama. Algunos analistas especulan que el ex director ejecutivo de Exxon Mobil Corporation podría estar buscando asilo para el ex mandatario estadounidense.

Un dato que genera aún más suspicacias: Obama visitó Nueva Zelanda la semana pasada.

Más allá de sus miedos, queda demostrado que la preocupación de la élite por la compra de propiedades en ‘paraísos de salvación’ de ninguna manera significa que quiera renunciar al poder, sino que simplemente se está preparando para redirigir a la sociedad en el último momento antes del establecimiento del Nuevo Orden Mundial.

¿La humanidad tomará consciencia de este plan antes de que se lleve a cabo?

Lea la segunda parte: “¿Cómo son los bunkers de la élite?

¿Por qué la élite busca refugio en Nueva Zelanda? (1ra parte)
Califique esta publicación

Compartir

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds