Dos siamesas butanesas llegaron a casa el jueves tras haber sido separadas mediante una operación en Australia, dando una alegría inmensa a su familia al caminar independientemente.

Las mellizas Nima y Dawa, de 22 meses, regresaron a Bután tras volar desde Melbourne durante 22 horas con su madre, cuatro meses después de su operación. Las niñas nacieron unidas por el torso y tenían un solo hígado.

Apenas controlando su emoción, el padre de las menores, Sonam Tshering, dijo que era como un milagro y las llevó del aeropuerto a un monasterio para encender una lámpara y orar.

Las nenas fueron separadas por un equipo de 25 médicos, enfermeros y anestesiólogos, en una operación de casi seis horas realizada en noviembre en el Hospital Pediátrico Real de Melbourne.

Las siamesas butanesas Nima y Dawa aparecen al lado de su madre Bhumchu Zangmo y padre Sonam Tshering en el templo budista Tachog Lhakhang en las afueras de Thimphu, Bután, el jueves 7 de marzo del 2019. (AP Foto/Karan Gurung)
Las siamesas butanesas Nima y Dawa aparecen al lado de su madre Bhumchu Zangmo y padre Sonam Tshering en el templo budista Tachog Lhakhang en las afueras de Thimphu, Bután, el jueves 7 de marzo del 2019. (AP Foto/Karan Gurung)

Las infantas se recuperaron de la operación en un centro administrado por la Fundación Niños Primero, misma caridad que las llevó a Australia.

“Básicamente son las mismas que eran antes cuando estaban unidas. Una de ellas es más extrovertida y la otra es más tranquila. Nima es la extrovertida y Dawa es la más tranquila”, dijo el miércoles Debbie Pickering, de la Fundación Niños Primero en el aeropuerto de Melbourne antes de que las mellizas viajaran de regreso a casa.

“Están creciendo, transformándose en unas niñitas hermosas. Son encantadoras en todo sentido”, dijo.

Fuente de información AP

Ir a la portada de BLes

Categorías: Mundo

Video Destacados