La primera ministra británica Theresa May dijo el martes a empresarios en Irlanda del Norte que busca cambios en el acuerdo con la Unión Europea para el Brexit, pero no la eliminación de la cláusula de salvaguarda, la parte más contenciosa del pacto para el divorcio.

Durante una visita a Belfast, May dijo que su gobierno mantiene el compromiso de impedir la construcción de una frontera dura entre Irlanda, miembro de la UE, e Irlanda del Norte, que es parte del Reino Unido, cuando se consume la salida.

Le puede interesar: Theresa May pide a la Unión Europea modificar el acuerdo de Brexit.

La primera ministra dijo que viajó a Belfast “para ratificar mi compromiso de lograr un Brexit que no signifique el regreso de una frontera dura entre Irlanda del Norte e Irlanda, que es inconmovible”.

También subrayó el compromiso de su gobierno con el acuerdo del Viernes Santo de 1998, al que se atribuye haber puesto fin a décadas de violencia.

Gran Bretaña debe salir de la UE el 29 de marzo, pero el Parlamento británico rechazó el plan de May, debido en parte a las inquietudes causadas por el problema de la frontera. Ésta será la única frontera terrestre entre Gran Bretaña y la UE después del Brexit.

May planea reunirse el martes con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en Bruselas para pedir concesiones en materia de la frontera y regresará al Parlamento la semana próxima con lo que se espera sea un plan enmendado.

Su plan original fue derrotado por más de 200 votos, un revés de proporciones históricas para su gobierno minoritario.

Se prevé que May tendrá una dura pugna en Bruselas porque los líderes de la UE se oponen a reabrir el acuerdo de 585 páginas negociado a lo largo de dos años.

Fuente de información AP

Ir a la portada de BLes.          

Categorías: Mundo

Video Destacados