Luego del fracaso en la búsqueda de un consenso para desbloquear el estancado Brexit, la primera ministra británica Theresa May presentará el lunes su plan B que parece tener pocas modificaciones al acuerdo que el parlamento rechazó la semana pasada.

Theresa May informará sobre cómo tiene previsto proceder a la Cámara de los Comunes.

Se conocen pocos indicios de si realizará cambios radicales al documento pactado con la Unión Europea, aunque podría proponer modificaciones en su punto más polémico: las salvaguardas para garantizar la apertura de la frontera con Irlanda una vez que Gran Bretaña se separe de la UE.

No obstante, Bruselas insiste en que no renegociará el acuerdo de divorcio y algunos ministros de exteriores del bloque señalaron el lunes que está fuera de discusión reabrir el pacto.

La primera ministra británica Theresa May
La primera ministra británica Theresa May

Además la líder debe enfrentar los intentos de legisladores que, a través de enmiendas y normas parlamentarias, tratan de descartar la posibilidad de que el país abandone el bloque sin un acuerdo.

La fecha prevista para que el Parlamento vote por el “Plan B” de May es el 29 de enero, exactamente a dos meses de la fecha oficial del Brexit.

Gran Bretaña y la UE alcanzaron en noviembre un acuerdo de divorcio luego de meses de complicadas negociaciones. Sin embargo, el pacto ha sido rechazado por ambas partes de la división de Gran Bretaña en cuanto a Europa.

Quienes apoyan el Brexit, dicen que dejará al Reino Unido dependiente de las normas del bloque e incapaz de forjar una política de intercambio independiente. Los que están en contra de la salida, argumentan que es inferior a la relación económica sin fricciones de la cual Gran Bretaña disfruta actualmente como miembro del bloque.

Después de que el pacto fuera rechazado la semana pasada con una apabullante votación 432-202, Theresa May señaló que consultaría con legisladores de todos los partidos para encontrar una salida.

Luego del tropiezo político de Gran Bretaña por el Brexit, se alimentan las preocupaciones de si el país podrá salir de la UE el 29 de marzo sin un acuerdo para suavizar el golpe, lo que podría provocar la imposición de aranceles en bienes que se mueven entre Gran Bretaña y la UE causando demoras en puertos y escasez de provisiones básicas.

Con información de AP

Ir a la portada de BLes

Categorías: Mundo

Video Destacados