Este dramático cambio de rumbo para May ocurre después de que tres miembros de su gobierno amenazaran con renunciar a sus respectivos ministerios, y de los llamados desde el opositor partido Laborista para que se realice un nuevo referendo sobre la cuestión de permanecer o no en la UE.

May reiteró este martes que se opone personalmente a ese aplazamiento y destacó que de todos modos no puede ir más allá de junio ya que, en el caso contrario, Reino Unido tendrá que participar en las elecciones para el parlamento europeo previstas a fines de mayo. El 2 de julio se constituirá el nuevo Parlamento Europeo, redefinido ya sin Reino Unido entre sus integrantes.

Tres pasos, y el “no ideal” sobre la mesa

La acosada dirigente británica dijo al Parlamento que ofrecería a los legisladores la opción de votar el 14 de marzo sobre una extensión “corta y limitada” de la fecha límite prevista para el 29 de marzo.

“Quiero ser muy clara: yo no quiero ver una extensión del Artículo 50”, expresó, en referencia al procedimiento de la UE que puso el “brexit” en marcha hace dos años. “Nuestro foco debe ser trabajar para alcanzar un acuerdo y retirarnos el 29 de marzo”, apuntó.

May delineó un procedimiento en tres etapas para que el Parlamento vote un nuevo plan el 12 de marzo. La derrota de esa propuesta abriría las puertas a una nueva votación, a ser realizada al día siguiente, el 13, sobre la salida británica de la UE sin un acuerdo. “El Reino Unido solamente se retirará sin un acuerdo el 29 de marzo si hay un acuerdo explícito” en el Parlamento, comentó.

Por ello, la derrota de la opción de salida sin acuerdo permitiría a May someter a voto el día 14 la opción de dejar en manos del Parlamento la posibilidad de acordar una extensión limitada a la fecha fatídica del 29.

En la visión de May, es necesario que el Parlamento mantenga sobre la mesa la posibilidad de acordar una retirada sin acuerdo. Sin embargo, sus tentativas de diálogo con funcionarios europeos no prosperaron y así el Reino Unido se aproxima de una complicada ruptura que podría crear caos en los mercados globales y en las fronteras.

“Una solución razonable”

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, precisó el lunes que habló con May “del contexto jurídico” de una posible prórroga de la fecha del “brexit” prevista para el 29 de marzo: “Pienso que, teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos, un plazo suplementario sería una solución razonable”, dijo Tusk en una rueda de prensa en Sharm el Sheij (Egipto).

May, quien el domingo postergó para antes del 12 de marzo una votación de los parlamentarios británicos sobre el acuerdo del “brexit”, prevista inicialmente para esta semana, quiere contar con más tiempo para intentar renegociar el texto con Bruselas antes del 29 de marzo.

Fuente: DW

Ir a la portada de BLes

Categorías: Mundo

Video Destacados