Un grupo de mujeres y niños yazidi se reencontraron con sus familias en Irak el sábado, después de cinco años de cautiverio bajo el grupo terrorista ISIS. Las escenas emotivas de parientes que se abrazaban y besaban pusieron de manifiesto los largos años de sufrimientos y la devastación de la comunidad.

El reencuentro se produjo en una parada rural de camiones en el camino entre Sinjar y Dohuk. La gente arrojaba golosinas al aire, y las mujeres desbordaban de felicidad.

Los 18 niños que regresaron, de entre 10 y 15 años, lucían cansados y en ocasiones parecían inquietos ante la prensa y las autoridades. Un muchacho cayó entre los brazos de su tía y estalló en llanto. Había pocos padres: muchos siguen desaparecidos en territorio ocupado por el ISIS o se ha confirmado su muerte. Otros han pedido asilo en países occidentales con la esperanza de que sus hijos puedan seguirlos.

Con todo, los niños no ocultaban su felicidad al ser abrazados y besados por sus familiares después de la prolongada y traumática separación.

“Nos trataron bien”, dijo Milad Hussein Khalaf de 13 años. Añadió que lo separaron de su familia cuando los secuestraron en 2014 y lo enviaron a vivir con una familia del ISIS.

Unos 3.000 yazidi siguen desaparecidos desde 2014, cuando los milicianos asaltaron sus poblaciones en la región de Sinjar, en el noroeste de Irak, y esclavizaron, violaron y asesinaron a miles de practicantes de esa fe. Los yihadistas consideran que los miembros de esta minoría religiosa de lengua kurda son herejes.

Fuente: AP

Ir a la portada de BLes

Categorías: Mundo

Video Destacados