El gobierno de Hungría procura incentivar el aumento de la natalidad en el país, y para ello ofrece exención vitalicia de impuestos sobre la renta a las mujeres que tengan cuatro o más hijos, según BBC.

En términos de Viktor Orban, el presidente, será una forma de “defender el futuro de Hungría” sin depender de la inmigración; el mandatario expresa que los húngaros piensan diferente y que “No necesitamos números (de inmigrantes admitidos). Necesitamos niños húngaros”, de acuerdo con el mismo medio.

La población disminuye en 32.000 personas cada año, y la tasa de natalidad está ligeramente por debajo de la media europea, es de 1,45, inferior al 1,58 promedio en la Unión Europea; la población de 10.7 millones de habitantes en el año 1980, pasó a 9.7 millones en la actualidad.

Mientras que para muchos de los países de la Unión Europea la inmigración es tomada como una solución a la disminución de la tasa de natalidad, los húngaros prefieren promover el crecimiento en número de sus nacionales y cultivar sus tradiciones y cultura.

Para el mandatario Orban la meta es llegar a que cada mujer tenga en promedio 2,1 hijos, para el año 2030.

Para ello ofrece préstamos a las jóvenes parejas, por la suma de 36.000 dólares, sin intereses, y que quedarán cancelados en cuanto tengan tres hijos.

En otras medidas, se han programado 21.000 guarderías adicionales en los siguientes tres años, además de aumentar el presupuesto de salud del país, subsidiar la vivienda y la compra de vehículos de 7 plazas.

A su vez, Péter Szijjártó, el ministro de Asuntos Exteriores húngaro, ratificó estas políticas de promover el crecimiento de la población en vez de la inmigración foránea.

“Cuando se trata de demografía, preferimos apoyar a nuestras familias para que puedan criar a más niños y no para que sea una decisión económica el tener otro hijo o no”, dijo el alto dignatario, según el medio Breibart.

Asimismo, su gobierno procura modernizar la educación, involucrar a las empresas en los planes de estudio y apoyar la formación profesional, en lugar del modelo relativamente improductivo y mal pagado adoptado por los gobiernos que favorecen la inmigración masiva.

“Siempre hemos sido una especie de sociedad homogénea y creemos que debe ser una decisión nuestra y que depende de nuestra nación que queramos o no cambiar eso, y nuestra decisión es no, no queremos cambiar eso”, dijo al privilegiar su sociedad antes que la inmigración.

Para el ministro es un tema sobre el que cada nación debe decidir: “Dejemos que las naciones hagan un juicio, tomen una decisión sobre eso”, citado por el mismo medio.

Hungría es un país sin litoral en Europa central. Su capital, Budapest, está dividida por el río Danubio.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Video Destacados