El conocido como “hombre árbol” de Bangladesh, Abul Bajandar, ha regresado al hospital del que partió hace meses sin esperanzas de curación por las grandes verrugas que cubren su cuerpo, a causa de una rara enfermedad. Sufre epidermodisplasia verruciforme y, pese a haberse sometido a casi una veintena de operaciones, parece no tener cura.

“Había perdido toda esperanza. Los doctores hicieron todo lo posible pero yo no vi ninguna posibilidad, así que volví a casa”, explicó Bajandar, de 28 años, que entre enero de 2016 y mayo del año pasado permaneció ingresado en el Hospital Universitario de Dacca junto a su mujer y su hija.

“Sin embargo, mi estado ha ido empeorando desde que partí. Las verrugas me han salido en mis dos manos y mis piernas; no podía ni trabajar ni moverme normalmente. He contactado a los doctores de nuevo y me pidieron que volviera al hospital”, al que llegó el domingo, lamentó el paciente.

El "hombre árbol" de Bangladesh, Abul Bajandar, había salido el año pasado del hospital
El “hombre árbol” de Bangladesh, Abul Bajandar, había salido el año pasado del hospital

El hombre pasó de la ilusión de volver a una vida normal hace dos años, tras pasar por un rosario de operaciones para eliminar las voluminosas verrugas con forma de corteza de árbol, a la pesadilla de ver crecer de nuevo las deformaciones.

Las intervenciones quirúrgicas, comprobaron los médicos, tan solo le proporcionaron un alivio temporal. Con motivo del mes sagrado del Ramadán, Bajandar regresó a su pueblo en el suroeste de Bangladesh hastiado por la epidermodisplasia verruciforme que sufre -una enfermedad hereditaria, pero no contagiosa.

El "hombre árbol" de Bangladesh, Abul Bajandar,
El “hombre árbol” de Bangladesh, Abul Bajandar,

No tiene una cama donde dormir

Ahora, Bajandar está de vuelta al hospital en el que ni siquiera cuenta con una cama donde dormir, después de haber partido entre críticas por el mal trato recibido por algunos trabajadores del centro y porque las autoridades suprimieron las ayudas alimentarias a su familia. “Me han prometido una cama tan pronto como haya una disponible. Hasta entonces tengo que estar aquí”, explicó, sentado en el suelo en el quinto piso del hospital al que llegó hace tres días acompañado de su madre.

Por el momento, la única esperanza de Bajandar es encontrar una cura fuera de Bangladesh. “He pedido a los doctores que me envíen al extranjero. Aquí han intentado hacerlo lo mejor posible y hecho muchas operaciones, pero no ha ayudado”, lamentó.

Por su parte, las autoridades hospitalarias dudan que el hombre encuentre fuera del país una solución para su enfermedad. “No tenemos idea de dónde podría haber un tratamiento para este tipo de enfermedad. Nadie en la junta médica ha recomendado eso, y las pocas personas que han tenido este tipo de enfermedades han muerto”, dijo a Efe el coordinador de la unidad de quemados y cirugía plástica del centro, el doctor Samanta Lal Sen.

Aunque Bajandar no dispone de una habitación en el centro, las autoridades del hospital han comenzado a evaluar su estado. “Hemos creado una comisión médica para él y ahora estamos llevando a cabo varias pruebas. La semana próxima quizá sea operado”, explicó Sen.

El "hombre árbol" de Bangladesh, Abul Bajandar,
El “hombre árbol” de Bangladesh, Abul Bajandar,

No es un caso aislado

Bajandar no es la única persona en el país asiático que padece esta rara enfermedad, aunque su caso es más extremo comparado con los otros pacientes.

En 2016, dos hombres y un niño que presentaban aparatosas verrugas en manos y pies fueron atendidos en una clínica del norte de Bangladesh, y una niña de 10 años fue diagnosticada con esa misma enfermedad en 2017.

El caso también recuerda al de su compatriota Bithi, de 15 años, que también se dio a conocer por padecer supuestamente de hipertricosis, conocida como “el síndrome del hombre lobo”, que le hizo desarrollar un espeso manto de pelo por todo el cuerpo.

A través de 20 Minutos.

Ir a la portada de BLes.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Categorías: Mundo

Video Destacados